Un experimento demostró que el “aire” de Tel Aviv se puede beber

21/Jul/2021

Ynet Español- por Ilana Kuriel (adaptado por Adrián Olstein)

Ynet Español- por Ilana Kuriel (adaptado por Adrián Olstein)

La compañía israelí Watergen desarrolló tiempo atrás un dispositivo para convertir la humedad presente en la atmósfera, en agua para tomar. Contra todo pronóstico para una ciudad llena de industrias y construcciones, el agua extraída del aire de Tel Aviv supera los estándares israelíes y de la OMS. ¿El agua del futuro está en el aire? Crédito foto: Schlutterstock

Un estudio único en su tipo en todo el mundo, realizado por la Universidad de Tel Aviv, encontró que el agua producida a partir del aire en el corazón de un área urbana en Tel Aviv cumplía con las estrictas regulaciones de agua potable de Israel y de la Organización Mundial de la Salud.

Los investigadores examinaron la calidad del agua extraída del vapor de agua en la atmósfera urbana, que se caracteriza por la presencia de industrias y la construcción masiva, y encontraron que el agua era normal y potable. La prueba se realizó utilizando una instalación especial construida para el experimento en conjunto con la empresa israelí Watergen.

En 2019, la revista TIME reconoció al invento de la empresa Watergen, GENNY, una instalación que produce agua a partir del aire, como uno de los 100 desarrollos más importantes del mundo.

“Nuestra atmósfera contiene miles de millones de toneladas de agua, el 98% de las cuales están en estado gaseoso, es decir, vapor de agua”, explicaron los investigadores del estudio.

El estudio fue realizado por un equipo de expertos del Laboratorio Hidroquímico de la Escuela de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Tel Aviv, dirigido por el estudiante graduado Ofir Inbar y supervisado por el profesor Dror Avishar. La instalación fue colocada en la propia universidad y los resultados del estudio fueron publicados en dos revistas: Science of The Total Environment y Water-1.

¿Cuál es la importancia del desarrollo?

La creciente escasez mundial de agua potable requiere ideas creativas y el desarrollo de nuevas tecnologías para su producción. La atmósfera de la Tierra es una fuente de agua enorme y renovable. Según los académicos que desarrollaron la investigación, esta podría ser una fuente más, entre las ya existentes, de agua potable. “Nuestra atmósfera contiene miles de millones de toneladas de agua, el 98% de las cuales están en estado gaseoso, es decir, vapor de agua”, explican los investigadores.

Inbar señala que este es el primer estudio en el mundo que estudia la contaminación del aire desde otro enfoque: su efecto sobre el agua potable extraída del aire. Según explicó, no se instaló en el dispositivo ningún sistema de filtración y tratamiento, es decir, el agua que salió es el agua que se recibió del aire. El dispositivo GENNY original sí cuenta con un sistema de purificación.

Además, los investigadores encontraron que el agua producida en diferentes estaciones y en diferentes momentos era, en todos los casos, segura para beber. Los investigadores señalan que la calidad del agua también se ve afectada por la contaminación del transporte y la industria.

“Utilizando métodos avanzados, encontramos un vínculo directo entre las concentraciones de amoníaco, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre en el aire y sus subproductos en el agua”, señala Inbar. “Encontramos en el agua bajas concentraciones de cobre, potasio y zinc que probablemente provienen de fuentes de contaminación creadas por el hombre”, agrega.

Una parte importante del agua potable de Israel es agua de mar desalinizada. Según Inbar, esta solución es solo parcial y no puede proporcionar agua potable a la gran mayoría de la población mundial. ”Para desalinizar el agua de mar, se necesita en principio tener acceso al mar, y no en todo el mundo lo tienen”, señala el investigador. “Después es necesaria una infraestructura que traslade el agua a las diversas ciudades, y en gran parte del mundo no existen medios económicos ni de ingeniería para construir y mantener dicha infraestructura”, explica.

En contraste, concluye el investigador, “el agua del aire se puede extraer en cualquier lugar, sin la necesidad de una costosa infraestructura de transporte y sin considerar la cantidad de precipitación. Desde un punto de vista económico, la producción de agua a partir del aire es más eficiente en lugares con mayor temperatura y humedad. El temor era que el agua producida a partir del aire en el corazón de una zona urbana no fuera potable, y demostramos que eso no es así”.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias