La yihad palestina contra los judíos

24/Nov/2021

Israel Noticias- por Bassam Tawil

Israel Noticias- por Bassam Tawil

Mientras representantes de países debaten concesiones de ayuda financiera a la Autoridad Palestina (AP), los líderes palestinos se ocupan de rechazar categóricamente la existencia de Israel, negar la historia judía e incitar a su pueblo contra dicho Estado.

La negación de la historia judía y la deslegitimación de Israel han sido durante mucho tiempo una parte integral y principal de la retórica de los líderes palestinos y de la narrativa palestina. En el mundo de los palestinos, los judíos no tienen historia en Jerusalén; nunca han vivido allí y los templos judíos nunca han existido.

Estos son los mensajes que los líderes palestinos han ido transmitiendo de una generación de palestinos a otra en las últimas décadas. Los mensajes provienen en su mayoría de los líderes de la AP que siguen afirmando que apoyan la “solución de dos Estados”.

Si los dirigentes palestinos creen que los judíos no tienen derecho a su lugar más sagrado, el Monte del Templo, y que Jerusalén pertenece sólo a musulmanes y cristianos, ¿cómo pueden hablar de establecer un “Estado palestino” que exista en paz y seguridad junto a Israel? ¿No significa la “solución de dos Estados” que Israel tiene derecho a su propia capital, Jerusalem? ¿No significa que los judíos tendrían libre acceso a sus lugares sagrados en la ciudad, incluido el Monte del Templo?

Los líderes palestinos que afirman que no hay rastros de la historia judía en Jerusalem y que los templos judíos nunca existieron, están diciendo de hecho que si se establece un Estado palestino, con el este de Jerusalem como capital, a los judíos se les negaría el acceso a los lugares sagrados judíos.

Según los palestinos y otros musulmanes, incluso el Muro Occidental, el lugar más importante utilizado hoy en día para la oración por el pueblo judío, es propiedad de los musulmanes. “El llamado Muro de las Lamentaciones [Muro Occidental] es una mentira”, según el Instituto de Estudios Islámicos Al-Azhar, con sede en El Cairo. Una vez más, esto significa que si se establece un Estado palestino, los judíos no podrán rezar en el lugar.

La ministra noruega de Asuntos Exteriores, Anniken Huitfedlt, declaró el 17 de noviembre que los países donantes reafirmaban su apoyo a la “solución de dos Estados”.

“Ahora”, declaró, “debemos centrarnos en conseguir que todos se basen en esto y tiren en la misma dirección”.

Huitfedlt y el resto de los representantes de los países donantes optaron por ignorar el hecho de que los dirigentes palestinos están obstaculizando la “solución de los dos Estados” al insistir en negar la historia judía e incitar constantemente al pueblo palestino contra Israel. Los donantes occidentales parecen no entender que la negativa de los dirigentes palestinos a reconocer a Israel como la patria del pueblo judío sigue siendo un gran obstáculo para la paz y la “solución de los dos Estados”.

“Rechazamos categóricamente al Estado judío”, ha declarado en más de una ocasión el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. “No daremos marcha atrás en este asunto”.

A principios de este mes, Abbas ordenó que las banderas palestinas ondearan a media asta cada año para conmemorar el aniversario de la Declaración Balfour de 1917, que apoyaba el establecimiento de un “hogar nacional para el pueblo judío” en Palestina. La decisión de Abbas envía un mensaje a los palestinos de que deben seguir oponiéndose a la existencia de Israel como Estado judío. También envía un mensaje a los palestinos de que la Declaración Balfour fue un crimen contra los árabes y los musulmanes.

En vísperas de la reunión de los países donantes, el primer ministro de la AP, Mohammad Shtayyeh, recordó a los palestinos que no existe la historia judía en Jerusalem.

En su intervención en la reunión semanal del gabinete de la AP, Shtayyeh negó cualquier rastro de historia judía en Jerusalem. La ciudad, dijo, pertenece exclusivamente a musulmanes y cristianos:

“Estamos en las afueras de la capital eterna, la joya de la corona, el punto donde se unen el cielo y la tierra, la flor de todas las ciudades, el objeto de anhelo de los corazones de los creyentes musulmanes y cristianos que acuden a ella para rezar en la mezquita de Al-Aqsa y para recorrer la Vía Dolorosa para rezar en la iglesia del Santo Sepulcro. Jerusalem tiene antigüedades cananeas, romanas, islámicas y cristianas, y nadie más tiene huellas en ella”.

Este es el mismo Shtayyeh que días antes dijo a los periodistas extranjeros en Ramala que los palestinos no tienen ningún problema con los judíos. “La cuestión para nosotros no es sobre los judíos y el judaísmo”, dijo. “Tenemos un gran respeto por todos los judíos del mundo”.

Obviamente, Shtayyeh no cree que negar la historia judía sea una falta de respeto a los judíos. No cree que su afirmación de que no hay rastro de historia judía en Jerusalem sea ofensiva para los judíos. Tal vez Shtayyeh pensó que sus comentarios en árabe durante la reunión del gabinete de la AP no serían traducidos ni notados por quienes no hablan árabe.

El mismo día en que los donantes occidentales se reunían en Noruega, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la AP emitió una declaración en la que afirmaba que los palestinos se oponen a las visitas de estudiantes judíos al Monte del Templo. La declaración se produjo en respuesta a un debate en el parlamento israelí sobre la necesidad de incluir el Monte del Templo en los viajes escolares organizados por el Ministerio de Educación.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores ve con gran seriedad los llamamientos para incluir el llamado Monte del Templo como lugar obligatorio en el programa de visitas de las escuelas israelíes”, decía la declaración de la AP. También acusó a Israel de trabajar para “judaizar Jerusalem y cambiar su identidad islámica y cristiana”.

Mahmoud Habbash, asesor de asuntos religiosos del presidente de la AP, fue citado el 17 de noviembre diciendo que los “planes” israelíes para convertir Jerusalem en una ciudad judía equivalen al “crimen” y al “terrorismo”.

El jeque Mohammed Hussein, muftí palestino de Jerusalem, también ha desempeñado un papel importante en la negación de la historia judía en Jerusalem y en la formulación de falsas acusaciones contra Israel. Recientemente, Hussein acusó a Israel de trabajar para “cambiar la identidad árabe e islámica de Jerusalem” convirtiéndola en una ciudad judía.

El ministro de Asuntos Exteriores noruego y los países donantes deberían haber tomado nota de lo que los dirigentes palestinos dicen a su pueblo y al resto de árabes y musulmanes sobre Israel y la historia judía. Si hubieran prestado atención a las palabras de los líderes palestinos, se habrían dado cuenta de por qué es imposible lograr la paz entre los palestinos e Israel en un momento en que la AP está diciendo abiertamente que los judíos no tienen derecho a vivir en su propia patria.

En este sentido, la AP no es diferente del grupo terrorista respaldado por Irán, Hamás. Al igual que Abbas y los funcionarios de la AP, Hamás también cree que los judíos son “invasores sionistas” y que “la tierra de Palestina es un Waqf islámico consagrado para las futuras generaciones musulmanas”. (Carta de Hamás, artículo 11). El artículo 15 de la Carta de Hamás afirma:

“El día que los enemigos usurpen parte de la tierra musulmana, la Yihad (guerra santa) se convierte en el deber individual de cada musulmán. Es necesario inculcar el espíritu de la Yihad en el corazón de la nación [islámica] para que se enfrente a los enemigos y se una a las filas de los combatientes. Es necesario inculcar en las mentes de las generaciones musulmanas que el problema palestino es un problema religioso, y que debe ser tratado sobre esta base”.

A juzgar por las declaraciones de Abbas y sus funcionarios, está claro que se les ha inculcado el “espíritu de la Yihad” contra Israel y los judíos. Al negar la historia judía, ellos -al igual que Hamás- están dejando claro que no hay lugar para los judíos en “tierra musulmana”. Los donantes occidentales podrían considerar este tipo de antisemitismo palestino e incitación contra Israel y los judíos la próxima vez que abran sus billeteras a la AP.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias