La historia del primer texto judío de América

20/Jul/2022

Enlace Judío México- por Sheryl Losser* (traducido por Silvia Schnessel)

Enlace Judío México- por Sheryl Losser* (traducido por Silvia Schnessel)

México recupera los manuscritos de un judío español que practica su fe en secreto en la época colonial del siglo XVI y es encarcelado por la Inquisición por herejía y por liderar la comunidad judía clandestina del país, publicó Mexico News Daily. Sus diarios de prisión y otros textos sobre judaísmo que escribe allí son descubiertos y utilizados para sentenciarlo a muerte. Los textos son el ejemplo más antiguo de escritura judía en las Américas y se conservan en los Archivos Nacionales hasta que son robados en 1932.

Un investigador acusa a un académico rival del robo, pero los manuscritos siguen desaparecidos hasta 2016, cuando un coleccionista estadounidense los descubre a la venta en la ciudad de Nueva York.

La odisea llena de intriga de los diarios de Luis de Carvajal el Mozo (el Joven), desde su creación hasta su desaparición y su regreso a la Ciudad de México en 2017, parece la trama de una novela de Dan Brown, pero sucedió realmente.

Cuando Baltazar Brito, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia de México, vio por primera vez los manuscritos en la ciudad de Nueva York en 2016, dice que “supo en su corazón que eran los originales”.

Brito estaba en un equipo de expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México y su Secretaría de Cultura envió los diarios para autenticar después de que el coleccionista Leonard L. Milberg alertó a México de que los había comprado y quería devolverlos a México.

Los expertos en judaica en la Ciudad de México y en todo el mundo estaban en Twitter ante la noticia de que finalmente se había encontrado un santo grial de los primeros escritos judíos: los primeros escritos judaicos conocidos en las Américas.

Luis de Carvajal, el Mozo, poeta portugués, calígrafo, comerciante y judío devoto, era parte de una familia acomodada y poderosa de la Nueva España. Su tío, Luis de Carvajal y de la Cueva, fue un conquistador que fue nombrado gobernador de León por sus victorias en el Nuevo Mundo pero se enemistó con el virrey de la Nueva España, Lorenzo Suárez, quien estaba decidido a destruir a toda la familia y tomar sus tierras.

Suárez denunció a la familia ante la Santa Inquisición por practicar el judaísmo en secreto, penado con la muerte. Luis de Carvajal el Mozo fue arrestado por la Inquisición pero liberado y le dijeron que se convirtiera al catolicismo. En vez de eso, de Carvajal se convirtió en líder de la comunidad judía clandestina de México. Arrestado por segunda vez, no sobreviviría a su segunda ronda de encarcelamiento. Pero durante su segundo encarcelamiento, de Carvajal continuó escribiendo sus diarios y otras reflexiones sobre su fe.

Antes de que finalmente lo ejecutaran, dice la Dra. Alicia Gojman de Backal, profesora de historia en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Ciudad de México, de Carvajal fue torturado tan severamente, incluso cuando lo subieron al potro de tortura, que reveló el nombre de 120 compañeros judíos, entre ellos su madre, hermanas y mejor amigo Miguel de Lucena. Los captores de de Carvajal lo obligaron a escuchar mientras estos “herejes” que había nombrado, incluida su madre, eran torturados en la celda contigua a la suya, dice Gojman de Backal.

Incapaz de hacer frente a[l hecho de] haber entregado a su familia y amigos, intentó suicidarse en la cárcel pero fracasó. Su diario detalla cómo cayó de rodillas angustiado en un momento al escuchar los gritos de su madre mientras la subían al potro.

“Su ortografía es un poco difícil [de leer] porque tiene dos tipos [de escritura], una más cuidada y otra [no] porque, aparentemente, no tenía las condiciones adecuadas para escribir”, dice Brito.

Los diarios fueron descubiertos y utilizados contra de Carvajal cuando testificó ante la Santa Inquisición. Condenado a muerte, fue quemado en la hoguera el 8 de diciembre de 1596 en la plaza pública de la Ciudad de México junto con su madre, hermanas y de Lucena.

Los escritos de de Carvajal consisten en tres manuscritos: Las memorias de Luis de Carvajal, La ley de Dios y La forma de adorar a Dios y el ejercicio devoto de la oración, que abordan cómo rezar durante Yom Kipur. Los diarios están adornados con caligrafía y pan de oro raspado de una Biblia. Con más de 400 años, están en perfecto estado. Aunque estaban firmados con el seudónimo de “Joseph Lumbroso”, se verificó por comparación de escritura que habían sido escritos por de Carvajal.

Los tres se convirtieron en parte de los registros de la Inquisición y eventualmente en la Colección de la Inquisición en los Archivos Nacionales de México. Durante siglos, los diarios fueron estudiados por investigadores de todo el mundo.

Luego, en 1932, los diarios, que constaban de tres manuscritos separados, desaparecieron sin dejar rastro. Un historiador del personal de los Archivos Nacionales que estaba escribiendo un libro sobre de Carvajal acusó del robo a un rival, Jacob Nachlin, un profesor visitante de historia judía y polaca de habla yiddish.

Nachlin pasó tres meses en la cárcel, pero como no se encontraron los diarios, finalmente fue liberado por falta de pruebas. Algunos eruditos creen que su acusador en realidad pudo haber sido el culpable. El misterio de cómo desaparecieron y cómo terminaron en Londres nunca se ha resuelto.

En 2015, los manuscritos aparecieron por primera vez en el catálogo de Bloomsbury Auctions en Londres, que los catalogó como obras del siglo XVII o XVIII de autor desconocido. Cuando se le preguntó, Bloomsbury dijo que los diarios provenían de la biblioteca de una familia en Michigan que los tuvo en su poder durante décadas. Los tres manuscritos se vendían en conjunto por 1.500 dólares estadounidenses.

Comprados por un distribuidor de libros raros, aparecieron nuevamente en la ciudad de Nueva York en 2016 en una casa de subastas, que los incluyó como “réplicas”. El renombrado coleccionista Leonard L. Milberg comenzó a sospechar. Sintió que habría sido casi imposible para alguien replicar la caligrafía y el texto microscópico escrito en latín y español.

Milberg contactó a algunos eruditos conocidos y acordaron que las réplicas podrían ser los originales robados de los Archivos Nacionales de México. Se puso en contacto con el consulado de México en la ciudad de Nueva York y en su oficina de Manhattan, Milberg hizo una presentación de 40 minutos al Cónsul General Diego Gómez Pickering y lo convenció de la autenticidad y el significado histórico de los manuscritos.

El hecho de que estuvieran siendo subastados les dio a ambos un sentido de urgencia. Pickering puso en marcha la maquinaria diplomática e hizo que Brito volara a Nueva York para autenticar los diarios.

Brito analizó la letra y el papel, escritos sobre tela batida con un tipo de tinta que se usaba en el siglo XVI, y confirmó que los diarios eran efectivamente los originales. Tras su autenticación, Milberg acordó donar los manuscritos al gobierno mexicano después de que se exhibieron por primera vez en una exposición de la Sociedad Histórica de Nueva York titulada Los primeros judíos americanos.

El 21 de marzo de 2017, el viaje de 450 años de los diarios llegó a su fin. Fueron devueltos a la Ciudad de México donde, luego de ser digitalizados en español e inglés, fueron almacenados de manera segura en una bóveda con clima controlado.

El subdirector del BNAH, José Guadalupe Martínez, dijo que los manuscritos representan “la semilla de la literatura judía en América, lo que lo convierte en un documento valiente”.

“Luis de Carvajal no es un hombre de letras como tal”, dijo, “pero tiene una memoria impresionante y cita oraciones del Antiguo Testamento sin error; era un hombre muy erudito”.

*Sheryl Losser es una exejecutiva de relaciones públicas e investigadora profesional. Pasó 45 años en la política nacional de los Estados Unidos. Se mudó a Mazatlán el año pasado y trabaja medio tiempo investigando y escribiendo como freelance.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias