Sergio Gorzy, Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay

12/Mar/2014

Tu Meser, por Ianai Silbertein

Sergio Gorzy, Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay

¿Cómo surge tu postulación a la presidencia del CCIU y qué te llevó a aceptarla? (en especial lo 2º antes que lo 1º) ?El Presidente de la NCI y amigo personal, Roby Schindler me comentó que en directiva alguien de iniciales IS había propuesto mi nombre. Enseguida le dije que sí. Algunos hechos en los últimos años me habían llevado a pensar que podría dar una mano desde el Comité.Un correo electrónico que envíe a la CNN en época de Jorge Gestoso en la Intifada del 2002 que recorrió el mundo varias veces, el viaje solidario a Israel en pleno bombardeo a Haifa en el 2006 y la invitación a ser maestro de ceremonias en distintos actos entre ellos el multitudinario realizado en la Kehilá en la guerra contra Hezbollá en el 2006 me llevaron a pensar que algo podía aportar. Luego de estos hechos me pasaron cosas que me tocaron profundamente, como que judíos anónimos me pararan por la calle para agradecerme el apoyo o para pedirme, por ejemplo, que no trabajara en televisión el Día del Perdón ya que se sentían orgullosos de que así fuera. Eso me llevo a pensar que lo que yo hacía importaba y que podía contribuir desde algún lugar. Nunca me animé a decírselo a nadie pero por suerte desde la NCI se pensó en mí y las demás kehilot lo aceptaron de inmediato.¿Cómo incide tu carencia de trayectoria en el quehacer comunitario para tu nuevo cargo?En lo bueno y en lo malo. En lo malo porque creo que toda institución política requiere un manejo especial de los distintos intereses para lo cual está bueno tener experiencia. En lo bueno porque llego al cargo sin compromisos, ni prejuicios, ni rencores ni promesas no cumplidas. Para mí toda la colectividad es una sola y siento que pertenezco a todos.Te definís inequívoca y orgullosamente como uruguayo y judío. ¿Cómo concilias tus identidades, identificación, lealtades?No tengo problema alguno. Siempre pensé que una forma de antisemitismo solapado era preguntar ¿Qué sos más? ¿Uruguayo o judío? Es como que me pregunten a quién quiero más si a mi padre o a mi madre. Mi país, Uruguay, no tiene religión oficial, es absolutamente laico. Por lo que nadie es más uruguayo que nadie. Sólo precisamos haber nacido acá e inclusive una persona se puede nacionalizar. Con respecto a ser judío como la pertenencia a un pueblo milenario, al cual pertenezco, no creo que una cosa anule la otra. De hecho nuestra constitución es bien clara en el sentido que hacerse ciudadano de otro país no hace perder la nacionalidad uruguaya. Por si fuera poco nadie se animaría a preguntarme antes de un partido de futbol ¿por quién hinchás, por Uruguay o Israel? La respuesta es demasiado obvia y no aceptaría ni que se me formulara.Contanos cómo se construyó tu identidad judía. ¿En qué cosas sos judío?Mi ADN judío en cuanto a formación se compone de toda una vida en la Escuela Integral Hebreo Uruguaya y en cuanto a tnuá (movimiento juvenil judío) a la NCI, hoy Jazit. Tanto mi Escuela como mi agrupación juvenil no son religiosas y son profundamente sionistas. Así soy yo. Soy judío en el desarrollo de la solidaridad con la sociedad que me rodea, y en la defensa desde donde me toque, del derecho inalienable a la existencia del Estado de Israel y a su derecho a vivir en paz con sus vecinos. Además como Presidente del Comité trabajaré para que cada judío uruguayo y cada institución judía del Uruguay puedan desarrollar su judaísmo y sus actividades sin presiones, en libertad y sin persecuciones de ningún tipo. Por supuesto que en Uruguay eso es más fácil pero hay hechos recientes que demuestran que siempre hay que estar atentos. En especial con aquellos que disfrazan su antisemitismo con un supuesto rechazo al gobierno de turno en Israel o al sionismo en general. Esos me tendrán siempre en la vereda de enfrente para denunciarlos.¿Cómo pensás que convivirá Gorzy el personaje mediático y Gorzy el Presidente del CCIU?No habrá problemas, espero. Mi profesión tiene un fuerte componente mediático y mi forma de ser me hace aún más mediático. Si bien estoy seguro que alguna vez me autocensuraré, siempre será en cosas que no traicionen mi pensamiento ni mi trabajo. No pertenezco al grupo de los que ya solucionaron su futuro económico y además debo fidelidad a las empresas que me contratan por lo que seguiré siendo el mismo y quienes me eligieron para el cargo lo tienen bien claro.¿Cómo pensás que convivirán Gorzy el personaje mediático y Gorzy el padre de familia?Tampoco habrá problemas. Seguiré cerca de mi madre, mi hermana, mis sobrinos, mis amigos de toda la vida. Invitaré a mi pareja a que me acompañe a todo lo protocolar y lo tomaremos como una salida más. Mi hija tiene 20 años y es bastante independiente pero seguirá cerca mío, sin dudas. Además mi familia ya está habituada a días y horarios no habituales debido a mis viajes y mi trabajo que se desarrolla por lo general cuando los demás descansan.¿A qué cosas en tu vida no vas a renunciar por tu nuevo cargo?Por lo pronto renuncié a un programa de televisión que me permitirá tener los domingos al mediodía para mi familia. También renuncié a mi aventura en el stand up. Este año me tocaba doble funciones los viernes a la noche, y me parece que debo estar libre para asistir a cuanto kabalat Shabat requiera mi presencia o para disfrutarlo con los míos. Pero en lo demás sigo en lo mismo, me cuidaré un poquito en algunas acciones mediáticas que me divierten, pero sólo un poquito, ya que la gente que me eligió lo hizo por como soy y espero no me quieran cambiar demasiado.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias