La emisora pública alemana Deutsche Welle exige que todos sus empleados apoyen el derecho de Israel a existir.

20/Sep/2022

Ynet Español- adaptado por Mark Mysler

Ynet Español- adaptado por Mark Mysler

La emisora pública de Alemania, Deutsche Welle, ha revisado su código de conducta para exigir el apoyo al derecho de Israel a existir, y los empleados que no lo hagan ahora pueden ser despedidos. Deutsche Welle cita la “responsabilidad histórica de Alemania por el Holocausto” en su código de conducta como fundamento para el cargo, cuyas violaciones se castigan con el despido. En la foto: sede de Deutsche Welle (fuente AP)

La medida anunciada el 1 de septiembre precedió a una orden judicial la semana pasada de que DW reincorporará a una ex empleada despedida después de que la compañía determinara que había hecho comentarios sobre Israel que podrían interpretarse como antisemitas. En total, siete empleados del servicio árabe de la emisora fueron despedidos el año pasado por motivos similares, y hasta ahora dos han demandado con éxito a DW por su reintegración a la compañía.

El código de conducta revisado parece estar programado para fortalecer la mano de la empresa en tales casos en el futuro. La portavoz de DW, Vera Tellmann, le dijo a la Agencia Telegráfica Judía en un correo electrónico que la compañía “está esperando los motivos del veredicto en un caso y se reserva el derecho de emprender más acciones legales”.

DW no es la única empresa de medios alemana que respalda expresamente el derecho de Israel a existir. En 1967, la compañía Axel Springer, uno de los conglomerados de medios más grandes de Alemania que ahora es dueño de Politico e Insider, estableció “principios corporativos” que incluyen “el apoyo [al] pueblo judío y el derecho a la existencia del Estado de Israel”.

El código DW hecho público el 1 de septiembre declara que “la responsabilidad histórica de Alemania por el Holocausto es también una razón por la cual apoyamos el derecho de Israel a existir”.

También agrega que “la discriminación de cualquier tipo, como el sexismo, el racismo y el antisemitismo… puede tener consecuencias en términos de derecho laboral, incluido el despido”.

Tellmann le dijo a JTA que las consecuencias de la ley laboral se aplicarían “dependiendo de la gravedad de las violaciones”. La negación del derecho de Israel a existir sería una grave violación, agregó.

Hace cinco años, Alemania aceptó formalmente la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, con el objetivo de proporcionar claridad para el enjuiciamiento de delitos relacionados. La definición incluye la negación del derecho de Israel a existir como una forma de discurso antisemita. Los críticos de la definición de la IHRA, incluidos algunos progresistas judíos, dicen que tiene un efecto escalofriante sobre la libertad de expresión, aunque no clasifica todas las críticas a Israel como antisemitas.

Ya es ilegal en Alemania difundir propaganda nazi y negar el Holocausto. Las infracciones se castigan con multas o penas de prisión.

Además, Alemania ha prohibido los llamados a la destrucción de Israel en las manifestaciones contra Israel, confiscando carteles y enjuiciando a los manifestantes en base al canto de algunos eslóganes, señaló el abogado Nathan Gelbart, ex presidente de United Jewish Appeal en Alemania con sede en Berlín.

“Solo hay un pueblo cuyo derecho a la autodeterminación se niega y cuestiona constantemente”, escribió Gelbart, que representa a varias organizaciones judías y pro israelíes, en un correo electrónico a JTA. “Por lo tanto, es adecuado y justificado mencionar el apoyo al derecho del Estado de Israel a existir en el código de conducta de DW”.

Agregó que la definición de la IHRA aborda el “antisemitismo moderno, que no es solo el odio de la derecha contra los judíos, sino que también está vestido con lemas políticos disfrazados de crítica a Israel”.

El Centro Europeo de Apoyo Legal, que aboga por los palestinos en toda Europa y el Reino Unido, expresó una visión diferente de la definición de la IHRA al responder a la situación que rodea a Farah Maraqa, la periodista palestina de Deutsche Welle que recientemente ganó su caso de reincorporación.

“Este caso es ilustrativo de una tendencia preocupante en Alemania de silenciamiento institucionalizado de las voces y narrativas palestinas mediante el empleo de prácticas maliciosas”, dijo el ELSC a Al Jazeera. “Representa cómo el sentimiento antipalestino y el uso institucional de la definición de la IHRA pueden conducir a graves violaciones de la libertad de expresión y la libertad de prensa”.

Tellmann le dijo a JTA que la redacción del código de conducta se basa en la definición de LA IHRA. “La IHRA también se cita explícitamente (y se vincula) en las Pautas periodísticas del editor jefe, al igual que varios ejemplos que forman parte de la definición de la IHRA”, agregó, y señaló que DW también había consultado con el comisionado para la vida judía en Alemania y varios grupos de derechos civiles: la Lucha contra el Antisemitismo, el Centro de Competencia para la Prevención y el Empoderamiento, el grupo de defensa contra el racismo con sede en Berlín Fundación Amadeu Antonio y el Centro Educativo Ana Frank.

El 7 de septiembre, DW también agregó una breve definición de antisemitismo a su sitio web: “El antisemitismo es una hostilidad hacia los judíos basada en el nacionalismo, el darwinismo social y el racismo. Fue una idea central del nacionalsocialismo y finalmente condujo al Holocausto”.

Si bien la definición de antisemitismo es limitada, el código de conducta revisado de la compañía presentado el 1 de septiembre incluye a Israel. DW, se lee, rechaza “todas las formas de discriminación, incluidos el sexismo, el racismo y el antisemitismo. La responsabilidad histórica de Alemania por el Holocausto también es una razón por la cual apoyamos el derecho de Israel a existir”.

Tellmann, en su correo electrónico a JTA, dijo que el código también había agregado “una referencia a las reglas y regulaciones subyacentes de DW” para garantizar que “también se apliquen si no se mencionan explícitamente” en el código de conducta.

Maraqa fue una de los siete empleados despedidos del servicio árabe de la emisora ​​en febrero de 2021 después de que una investigación externa encargada por DW descubriera que habían cruzado la línea con declaraciones hechas tanto dentro como fuera del trabajo. Según el periódico Bild, uno de los periodistas despedidos había llamado a Israel un “cáncer que debería extirparse”. Otro escribió en un ensayo invitado de 2018 que un “lobby judío controla muchas instituciones alemanas” para evitar las críticas a Israel. En 2019, un profesional independiente y formador de la Academia DW comparó a los judíos con hormigas que habían invadido “a través de nuestros puntos débiles”. Los periodistas específicos que hicieron estas declaraciones no fueron nombrados.

En respuesta a las revelaciones, DW también anunció en diciembre de 2021 la terminación de su cooperación con la emisora ​​jordana TV Roya. Según Tellmann, la relación con Roya fue “auditada de acuerdo con el sistema recientemente introducido”. Con base en los resultados, la gerencia pronto decidirá sobre una posible continuación de la cooperación, siempre que no violen los valores de DW”.

Se estableció un nuevo equipo interno sobre “Antisemitismo, vida judía e Israel y los territorios palestinos”, con siete editores, dijo Tellmann, y agregó que la oficina de la emisora ​​en Israel también fue reforzada con personal adicional.

Maraqa es la segunda empleada despedida, después de Maram Salem, a quien los tribunales ordenaron que DW vuelva a contratar.

Giovanni Fassina, director de ELSC, le dijo a Al Jazeera que esperaba que la victoria de Maraqa “envíe un mensaje claro de que [Deutsche Welle] debería detener sus prácticas de censura”.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias