La comunidad drusa israelí: Un pacto de hermandad

07/Dic/2022

Israel Noticias- por Chaim Lax

Israel Noticias- por Chaim Lax 

La comunidad drusa israelí es uno de los grupos que constituyen el 26% de la población no judía de Israel que contribuye a la diversidad de la sociedad israelí. Aunque solo representan menos del 2% de la población, los drusos de Israel han contribuido significativamente al Estado judío y están integrados en todos los niveles de la sociedad israelí, incluidos el ejército, la política, la diplomacia y el sector privado. Crédito foto: AP Photo/Sebastian Scheiner

A continuación repasamos los orígenes de la comunidad drusa, el papel que desempeña en la sociedad israelí y las características distintivas de las distintas comunidades drusas israelíes.

¿Quiénes son los drusos?

Aunque se identifican como árabes y hablan árabe como lengua materna, la comunidad drusa es religiosa y culturalmente distinta de la minoría árabe de Israel.

La comunidad drusa tiene sus raíces en el siglo X, cuando se escindió de la comunidad ismailí (una rama del islam chií) en Egipto.

Considerada una nueva interpretación de los tres credos abrahámicos, la religión drusa mezcla la teología islámica, la filosofía griega y aspectos del hinduismo.

Desde el año 1050, la comunidad drusa está cerrada a los conversos y se autoabastece mediante el matrimonio dentro de la comunidad.

Al igual que en el Islam, los drusos no fuman, comen cerdo ni beben alcohol. Sin embargo, los drusos no tienen liturgia fija, días sagrados ni rituales.

Además, la literatura religiosa drusa solo es accesible a los miembros de la comunidad iniciados en el mundo de los textos sagrados. Estos hombres y mujeres son reconocibles por sus turbantes blancos o por cubrirse la cabeza. Para el resto de la comunidad drusa, su fe se acepta como una cuestión de tradición transmitida de generación en generación.

Aunque los drusos no tienen lugares sagrados, sí los hay con cierto significado para su religión y cultura. Estos lugares se utilizan como puntos de encuentro para debatir asuntos comunitarios.

En Israel, uno de estos lugares significativos es la Tumba de Jetro, con vistas al mar de Galilea. Cada 25 de abril, los miembros de la comunidad drusa se reúnen allí para una celebración festiva y para debatir cuestiones que afectan a la comunidad.

Los drusos en Israel

En Israel viven entre 120.000 y 150.000 drusos (la tercera comunidad drusa más grande del mundo, después de Siria y Líbano). La mayoría de los drusos israelíes viven en pueblos poblados exclusivamente por miembros de la comunidad drusa, mientras que otros viven en pueblos drusos que contienen una pequeña población de árabes cristianos o musulmanes.

La mayoría de estos pueblos se encuentran en las regiones del Carmelo y Galilea, en el norte de Israel. Los pueblos más grandes con mayoría de población drusa en estas zonas son Daliyat al-Karmel, Yarka, Beit Jann e Isfiya.

Al igual que otros grupos religiosos de Israel, los tribunales y jueces religiosos de la comunidad drusa están reconocidos oficialmente por el Estado.

La comunidad drusa en Israel se remonta a cientos de años atrás, cuando los primeros drusos emigraron a lo que hoy es el sur de Líbano y el norte de Israel.

Durante el periodo del Mandato Británico de Palestina, la comunidad drusa comenzó a desarrollar lazos con la comunidad judía, al tiempo que sufría persecución a manos de los nacionalistas árabes palestinos.

Un intento fallido de los nacionalistas árabes de apoderarse de la Tumba de Jetro en la década de 1940 consolidó aún más los lazos entre las comunidades drusa y judía locales.

Durante la Guerra de Independencia israelí, miembros de la comunidad drusa se ofrecieron voluntarios para luchar en favor del naciente Estado judío y, desde entonces, la comunidad drusa ha desempeñado un papel activo en la sociedad israelí.

Los drusos en el ejército israelí

Como ya se ha mencionado, los primeros miembros de la comunidad drusa que tomaron las armas en nombre de Israel lo hicieron en 1948, como voluntarios en las incipientes FDI.

Tras la Guerra de la Independencia, los miembros de la comunidad drusa israelí siguieron ofreciéndose voluntarios para el servicio militar hasta 1956, cuando el parlamento israelí promulgó una ley que obligaba a llamar a filas a todos los miembros varones de la comunidad drusa que cumplieran los requisitos (las mujeres drusas están exentas del servicio militar).

Este servicio militar obligatorio se inició a instancias de los líderes drusos, que deseaban elevar el perfil de la comunidad drusa dentro del Estado judío.

Desde 1956, se considera que los soldados drusos y judíos de las FDI están unidos por un “pacto de sangre”.

Originalmente, los israelíes drusos que deseaban servir en una posición de combate eran reclutados en una unidad de combate mayoritariamente drusa, que con el tiempo recibió el nombre de Batallón Herev (Espada). En 2015, este batallón se disolvió debido al deseo de la mayoría de los reclutas drusos de servir en unidades militares estándar.

Durante sus años de funcionamiento, el Batallón Herev recibió dos menciones: Una por ayudar a derribar una unidad de inteligencia egipcia en el desierto del Néguev y otra por su servicio en la Segunda Guerra del Líbano.

Según una encuesta de 2016, el 60% de los hombres drusos israelíes han servido en las FDI (frente al 75% de los hombres judíos israelíes). Sin embargo, es probable que esta diferencia se reduzca a medida que siga aumentando el número de reclutas drusos.

De hecho, según una declaración de 2018 de la Knesset, el porcentaje de hombres drusos reclutados en las FDI (86%) es mayor que el porcentaje de hombres judíos reclutados en el ejército israelí.

Como ciudadanos de Israel, los drusos israelíes tienen derecho a votar en las elecciones locales y nacionales. Sin embargo, a diferencia de la minoría árabe, más numerosa, el voto druso es más diverso en cuanto a los partidos a los que apoya en la Knesset.

Entre 1951 y 1999, el Partido Laborista recibió la mayoría de los votos drusos, debido en parte al posicionamiento de candidatos drusos en las listas de los partidos satélites árabes israelíes que estaban conectados con el partido Mapai / Laborista.

Aunque la lista del partido Likud empezó a incluir candidatos drusos en 1977, el Partido Laborista siguió siendo el partido dominante en los pueblos drusos hasta 1999.

Después de 1999, no hubo ningún partido político que lograra la mayoría de los votos en la comunidad drusa. Esto cambió en 2019, cuando Azul y Blanco se convirtió en el partido político dominante en la comunidad drusa. 2019 fue también el primer año en que una mujer política drusa fue elegida para la Knesset.

En las elecciones nacionales de noviembre de 2022, el 90% de los drusos israelíes votaron a partidos judíos/sionistas, a diferencia de la comunidad árabe israelí más amplia, que votó abrumadoramente a partidos árabes/no sionistas. Los cinco partidos más votados por los drusos en las elecciones de 2022 fueron el partido Unidad Nacional (30,4%), Yisrael Beiteinu (18,3%), Meretz (14%), Likud (10,6%) y Yesh Atid (8,1%).

Según un estudio de 2021 realizado por miembros del Druze Heritage Center, la razón de que exista un apoyo mínimo a los partidos árabes dentro de la comunidad drusa es que los drusos son políticamente moderados y pragmáticos. Por lo tanto, “los puntos de vista políticos radicales que los partidos árabes tratan de promover son poco atractivos para la mayoría de los votantes drusos”.

Además, según el estudio de 2021, es más probable que los votantes drusos voten a un partido que tenga un miembro druso en una posición razonable de la lista de candidatos. Por ejemplo, el pueblo de Beit Jann apoyó tanto al partido centrista Kadima como al partido nacionalista árabe Balad en 2006 y 2009, ya que ambos partidos tenían un candidato de ese pueblo en su lista de candidatos durante esas elecciones.

En un ejemplo extremo de este fenómeno, el pueblo de Yarka apoyó al partido árabe Lista Conjunta en 2015, pero se pasó al partido sionista Likud en 2019 debido a la inclusión de un miembro de ese pueblo en la lista de cada partido.

Así pues, la integración en la sociedad israelí, el pragmatismo, la moderación política y la familiaridad con un candidato individual parecen ser factores determinantes en el voto druso en las elecciones israelíes.

La posición de la comunidad drusa en Israel está llena de contradicciones, ya que es uno de los grupos más integrados en el Estado judío, pero también sufre discriminación como grupo minoritario.

En los últimos 10 años, la posición de la comunidad drusa en Israel ha aumentado, ya que el primer diplomático druso israelí fue nombrado en 2012, la Knesset promulgó un día oficial para el reconocimiento de los logros de la comunidad drusa en 2018, y la primera parlamentaria drusa fue elegida en 2019 antes de ser nombrada en 2021 como la primera emisaria drusa para la Agencia Judía.

Además, la tasa de matriculación entre los estudiantes drusos aumentó del 53,5% al 82,5% en 10 años, situándose por encima de la media nacional, así como por encima de la tasa de matriculación entre los estudiantes judíos.

Sin embargo, como minoría, los miembros de la comunidad drusa han sufrido discriminación en el sector privado, como en la vivienda y en los procesos de contratación de las empresas.

En los últimos años, una de las representaciones más llamativas de la compleja posición de la comunidad drusa en Israel ha sido la promulgación de la “Ley del Estado-Nación” en 2018.

Tras la aprobación de la legislación, varios legisladores drusos, alcaldes, oficiales de alto rango de las FDI y activistas comunitarios se unieron para protestar públicamente contra la ley, alegando que perjudica sus derechos dentro del Estado judío.

En respuesta a las protestas de la comunidad drusa, miembros de la Knesset de ambos bandos políticos han intentado introducir enmiendas a la ley para mitigar algunas de las preocupaciones de la comunidad.

La promulgación de la Ley del Estado-Nación, el posterior tumulto que la rodeó y el intento de rectificar los problemas de la comunidad drusa con la ley son la ilustración perfecta de la compleja relación de la comunidad drusa con el Estado judío.

Aunque este artículo se ha centrado principalmente en la comunidad drusa de las regiones israelíes de Galilea y el Carmelo, existe otra comunidad drusa en Israel: Los drusos de los Altos del Golán.

Tras la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel arrebató a Siria el control de los Altos del Golán, incluidos los que vivían allí entonces. Esto incluía cuatro comunidades drusas, la mayor de las cuales es Majdal Shams.

Desde 1967, la mayoría de los drusos residentes en los Altos del Golán no han podido reunirse con sus familiares en Siria. Antes de la proliferación de Internet y las telecomunicaciones modernas, los drusos que querían comunicarse con su familia al otro lado de la frontera se veían obligados a gritarse de un lado a otro.

En 1981, la Knesset promulgó una ley que extendía el derecho civil israelí a los Altos del Golán. Con esta legislación, Israel también ofreció a los residentes de la zona la oportunidad de solicitar la ciudadanía israelí.

A diferencia de los drusos de otras partes de Israel, la mayoría de los drusos del Golán no han aceptado la oferta de ciudadanía de Israel y se han mostrado reacios a identificarse públicamente con el Estado judío. Esto se debe a su identificación histórica con Siria, a su preocupación por el bienestar de los miembros de su familia que aún viven en Siria y a su temor a ser considerados traidores por el régimen sirio (y a sufrir repercusiones si Israel llegara a entregar los Altos del Golán a Siria como parte de un acuerdo de paz).

Sin embargo, en los 10 años transcurridos desde el comienzo de la guerra civil siria, el número de drusos del Golán que obtuvieron la ciudadanía israelí aumentó del 10% al 20%, un posible signo de que, con la agitación política en Siria, son más los que recurren a Israel como fuente de estabilidad y seguridad en la convulsa región.

Sobre el autor: El autor es colaborador de HonestReporting, una organización de vigilancia de los medios de comunicación con sede en Jerusalén que se centra en el antisemitismo y la parcialidad antiisraelí.