El antisemitismo implícito de los talibanes en sus relaciones internacionales

10/Sep/2021

Noticias de Israel

Noticias de Israel

Los informes de esta semana indican que los talibanes están dispuestos a pasar página en sus relaciones con el mundo. Están dispuestos a trabajar con Estados Unidos, que libró una guerra de veinte años en Afganistán contra ellos, y están dispuestos a tener relaciones con India, o con cualquier otro país. Pero hay un país con el que aparentemente no considerarán tener relaciones: Israel.

Se supone que debemos aceptarlo con un encogimiento de hombros. ¿Por qué querría Israel tener relaciones con los talibanes? Pero esa no es la forma adecuada de analizar estos informes. ¿Por qué el único Estado de mayoría judía es el único con el que ciertos gobiernos, entre ellos los talibanes, Pakistán y Malasia, se niegan a tener relaciones? Esto es más que un antisemitismo implícito entre todos los países que se niegan a tener relaciones con Israel y señalan al Estado judío.

La mayoría de los países que se niegan a mantener relaciones con Israel son Estados de mayoría musulmana. Su odio a Israel surge de una mezcla tóxica de odio religioso y antisemitismo, combinada con la creencia de que al dejar de lado a Israel, están apoyando a sus “hermanos” entre los palestinos.

Esta lógica ideológica podría considerarse no antisemita si se aplicara en cualquier otro lugar, pero no lo es. Los mismos países, y grupos como los talibanes, no tienen ningún problema en mantener relaciones con otros muchos Estados acusados de abusos contra las minorías musulmanas. No se trata de sus correligionarios: Se trata de Israel y los judíos. Los países musulmanes más tolerantes han normalizado las relaciones con Israel, dejando un puñado de Estados reaccionarios e intolerantes que rechazan esas relaciones.

Este antisemitismo implícito de las declaraciones de los talibanes sobre tener relaciones con todos los países excepto Israel forma parte de un código y una doctrina de relaciones internacionales que se remonta a 1948 y que ha sido ampliamente aceptado, no sólo entre algunos Estados islámicos, sino también en general en los foros internacionales. La exclusión de Israel y el intento de dejarlo de lado, ya sea en las Naciones Unidas o en condenas anteriores en la UNESCO y otros foros como Durban, ilustran un antisemitismo global en el que el odio a los judíos fue sustituido por el odio internacional a Israel.

Esta tendencia, que ha disminuido ligeramente en los últimos años, es una excepción a todas las demás formas de relaciones internacionales. En todos los demás casos, como en la discusión sobre si Estados Unidos e Irán deben mantener conversaciones, el tema general es que el “compromiso” es bueno en las relaciones internacionales. Se dice que la diplomacia es preferible a la guerra.

En la mayoría de los demás Estados, la cuestión de las relaciones no es controvertida. Qué tan buenas sean esas relaciones es otra cuestión. Sin embargo, incluso países que han tenido numerosas guerras, como India y Pakistán, o países que no se llevan bien, como Turquía y Grecia, suelen tener relaciones. Existen excepciones cuando hay países cuya creación no fue reconocida por un bloque de Estados, como la creación de Kosovo, que fue rechazada por algunos países.

Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de excepciones, no de la regla. Pero la excepción de Israel es diferente. Es un prejuicio religioso el que lleva a los países a no tener relaciones con el Estado judío. Durante la época soviética también había excusas de la Guerra Fría, pero la excusa actual por la que países como Malasia carecen de relaciones con Israel se basa únicamente en el antisemitismo. Malasia e Israel nunca han hecho la guerra y están muy lejos el uno del otro. Es probable que los países se lleven bien económicamente y en muchas cuestiones.

Sin embargo, Malasia tiene una historia de antisemitismo despiadado encarnado en su antiguo líder Mahathir Mohammed. Ha defendido la negación del Holocausto, y en el pasado fue invitado a menudo a dar discursos en universidades occidentales como la de Columbia, que tienen un historial de invitar a hablar a líderes del odio global antisemita. Mahathir ha llamado a los judíos “nariz de gancho” y ha sacado a relucir todas las opiniones antisemitas posibles.

Esto no son relaciones internacionales en las que Malasia sólo apoya a los palestinos. Esto es el antisemitismo como un bloque de construcción de las relaciones internacionales. No es de extrañar que Malasia haya acogido a Hamás.

El antisemitismo del líder malayo como política exterior no es algo nuevo. En 2003, dijo en la cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica en Malasia que los judíos gobiernan el mundo por delegación. Los 57 Estados miembros asistentes no condenaron el discurso. Esto se debe a que fue ampliamente aceptado como algo normal.

Esta base antisemita de la política exterior -impulsada abiertamente por países como Malasia como política exterior oficial que sustenta la falta de relaciones con Israel- no es controvertida en la escena mundial. Por el contrario, el odio a los judíos y a Israel suele ser lo único que los países pueden impulsar y no recibir ninguna crítica por ello. No pueden odiar a otras minorías religiosas ni odiar a otros países en función de la mayoría religiosa del país.

Este antisemitismo implícito de evitar las relaciones con Israel es la razón por la que los talibanes rechazan rotundamente las relaciones con Jerusalén. No es porque tengan una política exterior “islámica” que quiera poner a los musulmanes en primer lugar o que rechace las relaciones con los países que reprimen a los musulmanes, no tiene nada que ver con eso. Es porque la comunidad internacional, especialmente los Estados que tienen estrechos vínculos con los talibanes, como Qatar y Pakistán, también rechazan las relaciones con Israel, y consideran normal hacerlo.

Un mapa de los países que aún no tienen relaciones con Israel muestra un montón de estados fallidos como Libia, Yemen, Somalia, pero también incluye otros estados que han cortado lazos con Israel supuestamente por las tensiones con los palestinos, como Venezuela y Bolivia. Estos Estados no cortan lazos con otros países por cuestiones similares. Esto implica antisemitismo en la política exterior.

Es raro que la política exterior de los países se subvierta al odio étnico, racista y religioso. De hecho, la mayoría de los países que pueden estar en extremos opuestos de diversos espectros religiosos, ideológicos y políticos suelen mantener relaciones. Sólo se suele señalar a Israel. Así que la elección de los talibanes en este asunto no es ninguna sorpresa.

Si algunos pensaron que los Acuerdos de Abraham -en los que Israel tiene una normalización con Bahréin, los EAU y varios otros países- eran una vía para un debate más matizado sobre el Estado judío en lugares como Pakistán, Malasia, Qatar e incluso entre los talibanes, está claro que esta idea tiene un largo camino por recorrer. La política de que Israel es el único Estado con el que estos países no pueden plantearse relaciones se sigue considerando una norma en las relaciones internacionales.

Esto también va más allá de las relaciones internacionales. Mientras que países como Kosovo pueden no ser reconocidos por otros Estados, cuando se trata de cosas como los deportes internacionales, nadie suele negarse a competir con los kosovares. Sin embargo, cuando se trata de Israel, todas las Olimpiadas incluyen muestras vergonzosas en las que atletas de países como Irán o Argelia se niegan a enfrentarse a un oponente israelí.

Esta arraigada política exterior antisemita infecta el deporte hasta el punto de que los competidores de estos Estados consideran a los israelíes como infrahumanos. Esto ilustra una vez más que no se trata sólo de una cuestión de política exterior, es mucho más que eso: Se filtra en la sociedad como ninguna otra cosa.

Por ejemplo, los periodistas libaneses tienen prohibido incluso entrevistar a israelíes. No hay ningún otro país en el mundo donde no puedan entrevistar a sus ciudadanos de a pie. Los talibanes también se sintieron avergonzados al descubrir recientemente que habían concedido inadvertidamente una entrevista a un periodista israelí. Los productos “hecho en Israel” también se consideran controvertidos en estos estados, al igual que los símbolos judíos como la estrella de David y la escritura hebrea.

En ningún otro caso ocurre esto. Aunque a algunos les parezca desagradable el régimen iraní, la mayoría está de acuerdo en que los propios iraníes no tienen la culpa del régimen. Nadie odia el farsi sólo porque el régimen hable en farsi. La mayoría no rechaza los símbolos chiíes sólo porque el régimen los utilice.

Aquí se revela la realidad y el simbolismo de los titulares sobre el rechazo de los talibanes a las relaciones con Israel. No se trata de Israel: Se trata de los judíos, el judaísmo, los símbolos judíos, el hebreo y todo lo que tenga que ver con los judíos. El hecho de marginar a Israel y de excluirlo en los foros internacionales, en las agrupaciones y en la política exterior se aceptó tranquilamente -incluso en los países occidentales en los que ocurrió el Holocausto- se trata de permitir el antisemitismo en la política exterior y de permitir la exclusión de los judíos y de los israelíes.

No es una coincidencia que muchos de los países que rechazan los lazos con Israel también hayan expulsado a los judíos o les hagan imposible practicar abiertamente su fe. Por ejemplo, el último judío de Afganistán ha abandonado Kabul. Los últimos judíos de Yemen han sido rescatados en su mayoría, con ayuda de los EAU.

Nos hemos acostumbrado a esta discusión sobre el “último judío” de muchos países, de una manera que a nadie se le ocurriría discutir sobre el “último musulmán” o el “último cristiano” que vive en algún lugar. Sólo hay una comunidad en el mundo en la que se considera normal reducirla a cero en los países en los que una vez prosperó. ¿Dónde está la comunidad judía en Siria, en el Líbano, en Irak, en Argelia, en Yemen y en todos esos países en los que antes había prósperas comunidades judías?

La reducción de una comunidad minoritaria a cero se llama generalmente genocidio. No lo llamamos genocidio porque nadie metió a los judíos en cámaras de gas en Yemen; simplemente hicieron la vida imposible a la comunidad, forzándola indirectamente a salir. Cuando eso ocurre con las minorías raciales y religiosas en Occidente lo llamamos crimen de odio, o racismo, o islamofobia.

¿Cuál es la fobia que guía la expulsión y desaparición de los judíos en todos esos países que tampoco tienen relaciones con Israel? Es el antisemitismo. La decisión de política exterior de evitar las relaciones con Israel está guiada únicamente por el antisemitismo.