Criticar a Israel se ha convertido en una obsesión permanente

02/May/2022

Israel Noticias- por Alan Baker

Israel Noticias- por Alan Baker

La afición a criticar a Israel, haga lo que haga o no, parece haberse convertido en una fijación permanente. Ya sea que esas críticas se refieran a las políticas internas de Israel, a la gobernanza de los territorios y a las respuestas a los ataques terroristas, o a situaciones sin relación aparente con Israel, la obsesión con Israel y sus supuestas fechorías surge inevitablemente.

No existe tal fijación con respecto a ningún otro país. Los obsesivos señalan a Israel como blanco de las críticas por cualquier motivo. Parece ser un componente arraigado en la psique de quienes se deleitan en ello y buscan cualquier oportunidad para denigrar y deslegitimar al Estado judío.

Ninguna sociedad o país está más allá de la crítica racional, incluido Israel. La sociedad, los medios de comunicación y la política interna israelíes son ejemplos de la apertura y la introspección crítica del país.

Sin embargo, por extraño que parezca, como miembro de la comunidad mundial, Israel nunca se ha beneficiado de la igualdad a la que tiene derecho cualquier otro Estado. Desde su creación y aceptación en las Naciones Unidas como miembro de pleno derecho de la comunidad internacional, a Israel se le ha negado uno de los derechos básicos garantizados a todos los Estados, tal y como se establece en los artículos iniciales de la Carta de las Naciones Unidas: el de la igualdad soberana.

Esta discriminación, que continúa en la actualidad, adopta la forma de exclusión de las agrupaciones regionales de la ONU. Esto impide a Israel ejercer el derecho a presentar su candidatura y sus candidatos a órganos de la ONU como el Consejo de Seguridad o el Tribunal Internacional de Justicia. Dado que esta discriminación ha sido la norma aceptada durante más de 70 años, no es de extrañar que la fijación en señalar a Israel sea aceptada internacionalmente.

Esta normalización de la obsesión por Israel se extiende a entidades políticas y mediáticas, nacionales e internacionales, que tienen una agenda hostil a la existencia de Israel y se dedican a deslegitimar a Israel en los foros internacionales. Estos críticos obsesionados también incluyen elementos progresistas y liberales dentro de las comunidades judías y gentiles occidentales.

Otra fuente obvia de crítica automática ha existido desde tiempos inmemoriales y permea la sociedad internacional: el antisemitismo.

Esto se refleja en la fijación antiisraelí de los elementos palestinos y pro-palestinos que buscan deslegitimar a Israel en la comunidad internacional. A su vez, la eficacia de su estrategia queda patente en el abuso y la manipulación de respetados organismos internacionales como la Corte Penal Internacional, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la agencia educativa y cultural de la ONU, la UNESCO.

Como es de sobra conocido, la creación de la CPI se inspiró en los horrores del Holocausto y otras graves atrocidades y crímenes que preocupan a la comunidad internacional, con el propósito de garantizar que los autores de estos crímenes fueran debidamente castigados. Los abogados judíos e israelíes fueron algunos de los que imaginaron y trabajaron para la creación de dicho tribunal.

Sin embargo, los palestinos han intentado secuestrar el tribunal y convertirlo en un tribunal que ataca a Israel, abusando y socavando su estatuto fundacional. Un fenómeno similar ha ocurrido con el secuestro y el abuso irreparable del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cuya misión declarada es “promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo”.

Incluso la organización de la UNESCO, ostensiblemente profesional, creada para promover “la colaboración entre las naciones mediante la educación, la ciencia y la cultura, a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que se reconocen a todos los pueblos del mundo”, ha sido igualmente secuestrada, prefiriendo desahogar su obsesión por Israel mediante resoluciones de inspiración política que niegan la vinculación del pueblo judío con sus lugares sagrados históricos.

Recientemente, los palestinos han expresado su preocupación porque la comunidad internacional está más interesada en la guerra entre Rusia y Ucrania que en perseguir a Israel. Sus expresiones de indignación tratan de equiparar la disputa israelo-palestina de baja intensidad con la guerra abierta de alta intensidad llevada a cabo por Rusia contra Ucrania, con su bombardeo masivo de civiles, el uso de armamento ilegal y millones de refugiados.

Este intento de inventar una falsa ecuación está fuera de lugar y es malicioso, lo que indica la ceguera causada por la obsesión de criticar a Israel.

Esta obsesión también ha sido expresada por la organización marginal antisionista estadounidense Voz Judía por la Paz, que afirmó: “El gobierno israelí está asentando a refugiados judíos ucranianos en tierras que ocupa ilegalmente”.

Del mismo modo, el propagandista y apologista judío estadounidense Peter Beinart declaró en la revista de izquierdas Jewish Currents

Los ucranianos, en su mayoría blancos y cristianos que luchan contra un enemigo estadounidense, son considerados plenamente humanos y, por tanto, tienen derecho a luchar por su libertad. Los palestinos, en su mayoría no blancos y no cristianos que luchan contra un aliado estadounidense, no lo son.

Comparaciones maliciosas similares han sido realizadas por la ex directora de Human Rights Watch, Sarah Leah Whitson, la presidenta de la Fundación para la Paz en Oriente Medio, Lara Friedman, el presidente del Instituto Árabe Americano, James Zogby, y la diputada del Parlamento británico Julie Elliott.

Los intentos de equiparar la inmensidad y la letalidad de la guerra entre Rusia y Ucrania con la cuestión palestina son falsos, equivocados y presuntuosos. Tergiversan la naturaleza, la historia y las complejidades de la disputa israelo-palestina, e ignoran y socavan el proceso de paz en curso en Oriente Medio, patrocinado y apoyado por la comunidad internacional.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias