Activistas y disidentes responsabilizan al régimen de Irán por el ataque contra Salman Rushdie

16/Ago/2022

Infobae- por Stuart Williams (AFP)

Infobae- por Stuart Williams (AFP)

Defensores de la libertad de expresión y disidentes acusaron este sábado a las autoridades iraníes de ser moralmente responsables del ataque contra Salman Rushdie, pues Irán nunca revocó la fetua que emitió el líder iraní Jomeini en 1989, que pedía la muerte del escritor británico.

“Independientemente de que el intento de asesinato haya sido o no ordenado directamente por Teherán, lo que sí es casi seguro es que esto es resultado de 30 años de incitación por parte del régimen a la violencia contra este celebrado autor”, dijo la Unión Nacional por la Democracia en Irán (NUFDI, por sus siglas en inglés), un grupo opositor con sede en Washington.

Durante años, el discurso político en Irán dejó de lado la fetua emitida por el ayatolá Ruhollah Jomeini en 1989 a raíz de los “Los versos satánicos”, una novela que le valió a Rushdie el calificativo de “apóstata” en la República Islámica.

Sin embargo, el sucesor de Jomeini, el guía supremo Alí Jamenei, hizo saber en los últimos años que la orden sigue vigente.

Así, una respuesta a una pregunta formulada en la web oficial del guía supremo, Khamenei.ir, afirmaba en febrero de 2017 que la fetua seguía siendo válida. “Respuesta: el decreto se mantiene tal como lo emitió el imán Jomeini”, rezaba el mensaje.

Igualmente, la cuenta de Twitter del guía supremo, @khamenei_ir, indicó en 2019 que la fetua era “sólida e irrevocable”.

Los defensores de la libertad de expresión añaden que también se mantiene en vigor una recompensa de más de 3 millones de dólares por la cabeza de Rushdie, ofrecida por la Fundación iraní 15 de Jordad.

“Alí Jamenei y otros líderes del régimen clerical siempre prometieron cumplir esta fetua antiislámica a lo largo de los últimos 34 años”, abundó el Consejo Nacional de Resistencia de Irán (NCRI), otro grupo opositor ilegalizado en Irán.

 “La verdadera República Islámica”

El apuñalamiento de Rushdie en un acto público en el estado de Nueva York se produce en cualquier caso en un momento delicado a nivel diplomático para Irán, que está examinando una oferta de varias potencias para resucitar el acuerdo de 2015 sobre su programa nuclear. Dicho escenario aliviaría las sanciones que pesan sobre la economía iraní.

La policía del estado de Nueva York detuvo e identificó al agresor como Hadi Matar, de 24 años, y dijo que el motivo se desconoce por el momento.

Varios comentaristas apuntaron a una cuenta de Facebook perteneciente a un hombre llamado Hadi Matar, sembrada de imágenes de líderes iraníes. La cuenta fue desactivada horas después del ataque, y de momento no se ha confirmado que perteneciera al agresor.

Una fuente cercana a la investigación dijo al canal NBC que Matar “simpatiza con el extremismo chiita y los Guardianes de la Revolución”, sin que de momento haya pruebas solventes de una relación entre el atacante y esa fuerza iraní.

“Esta es la verdadera República Islámica; negocias con un régimen así y permites que sus simpatizantes y defensores entren en tu sociedad. ¿Entienden cómo nos sentimos en tanto que rehenes de este régimen?”, se preguntó en Twitter Hossein Ronaghi, defensor de la libertad de expresión y uno de críticos más acérrimos de la dirigencia iraní dentro del país.

Teherán, bajo la lupa de EEUU

Las acciones de Irán están bajo la lupa de Washington, que en las últimas semanas acusó a Teherán de urdir un plan para asesinar al ex consejero de Seguridad Nacional John Bolton y también a la disidente iraní Masih Alinejad, residente en Estados Unidos.

“Desde 1989 ha habido una fetua de Jomeini contra Salman Rushdie, y la República Islámica de Irán nunca revocó esa fetua. @khamenei_ir lo repitió también en Twitter. Ahora, los patrocinadores de la República Islámica están elogiando el asesinato y me amenazan con correr la misma suerte que Salman Rushdie”, comentó la propia Alinejad.

En su artículo sobre el ataque, la agencia oficial iraní IRNA presentó a Rushdie como “el autor apóstata” de “Los versos satánicos”, y recordó la fetua emitida en su contra.

El diario Kayhan, cuyo director es nombrado por Jamenei, felicitó al atacante como un “hombre valiente y consciente del deber” que “desgarró el cuello del enemigo de Dios con un cuchillo”.

Las autoridades iraníes no hicieron comentarios oficiales de momento. Mohammad Marandi, asesor del equipo negociador del programa nuclear, escribió en Twitter que si bien “no derramará lágrimas” por Rushdie, lo ocurrido es “extraño” en tiempos decisivos para la crisis en torno al programa nuclear iraní.

Suscríbete y mantente al tanto de nuestras últimas noticias