Noticias

29/10/2018

OCTUBRE

Roger Waters, Ilustre antisemita




Disfrazado de defensor de libertades, el músico Roger Waters llega en estos días a Uruguay con la agenda de odio que ya conocemos de otros lados, para ensuciarnos con su antisemitismo del tipo más bajo. Mientras, un grupo de “artistas e intelectuales” adhiere a una carta de bienvenida que demoniza a Israel y asocia a judíos con cerdos y dinero, aunque el promotor recabó las firmas omitiendo informar sobre esta parte del texto. A continuación, dos artículos de Ana Jerozolimski sobre el tema.

Ilustre antisemita (Montevideo Portal)

Disfrazado de defensor de libertades, el músico Roger Waters llega en estos días a Uruguay con la misma agenda de odio ya conocida de otros lares. También en el Estadio Centenario recurrirá seguramente a sus conocidos trucos, a proyectar su conocido cerdo con varios símbolos, incluyendo el que suele destacar, la Estrella de David, y sus críticas a Israel. Llega de otros lares a ensuciar Uruguay con su antisemitismo del tipo más bajo.

Es lamentable que algunos uruguayos -que publicaron una carta en la que se los presenta como "intelectuales" aunque no todos los firmantes merecen el título- se empalaguen deleitándose con la visita de Waters, aprovechando la ocasión para publicar una carta repudiable que también incluye claramente elementos antisemitas. Para el grupito en cuestión, la mención de Israel y "su política en Palestina" es una especie de palabra mágica que los acompaña, sea cual sea el tema a tratar. Y si les cae encima justo la oportunidad de hacerlo con alguien tan famoso como Waters, les viene bien.

En realidad, la visita del ex líder de Pink Floyd podrá emocionar a muchos por su música, pero es vergonzosa, muy especialmente el hecho que la Intendencia de Montevideo haya decidido distinguirlo con el título de Ciudadano Ilustre. ¿Ilustre en qué? ¿Qué ha hecho para merecer este galardón? ¿A quién aporta algo con sus conciertos llenos de odio, además de a su propia cuenta de banco? ¿Qué ha aportado a la humanidad?

En Alemania han prohibido sus recitales, por su apoyo al antisemitismo y su discurso de odio y llamados a boicots contra Israel. Es que alegando defender a los palestinos, lo que hace es llamar a boicotear a Israel, país amigo de Uruguay, demonizando al Estado judío. Evidentemente, los palestinos le sirven para sus conciertos. No existen en su vida como causa para realmente defender. Si fuera así, saldría a protestar por la dictadura de la organización terrorista Hamas en la Franja de Gaza, que domina a la población palestina desde hace más de 11 años. O protestaría contra las torturas que tanto Hamas como la Autoridad Palestina practican en sus cárceles contra sus disidentes, según ha revelado la organización Human Rights Watch.

Pero Roger Waters prefiere apoyar el boicot, que está comprobado sólo daña a los palestinos, no los ayuda en absolutamente nada porque limita sus posibilidades de trabajo y cooperación con Israel.

Cabe destacar la digna actitud del teatro "El Galpón", que se había comprometido originalmente a permitir que se use su sala para un evento del músico, pero que al enterarse -según explicó su Secretario General Héctor Guido a Montevideo Portal- que lo que se planeaba era un acto a favor de la campaña de Boicot contra Israel, se revirtió la decisión. "El espacio de El Galpón está a disposición de todo lo que llame al encuentro, no para estimular enfrentamientos, sin importar con quién".

Aquí es irrelevante qué opinión tiene la gente de El Galpón sobre el tema Israel. Habrá de todo, imaginamos. Lo que cuenta es que entendieron al parecer su responsabilidad como una institución cultural uruguaya y aclaró que eventos de boicots, en su sala, no.

Y a Rogers, antes de que prenda sus pantallitas llenas de odio en el Estadio, le sugeriríamos que no use Messenger, ni Waze, ni un pen drive en su computadora, porque todo eso fue desarrollado por Israel. Si se llega a tener que internar para alguna operación, probablemente alguna de las tecnologías médicas que quieran utilizar, sea israelí, así que va a tener dificultades para ser fiel a su boicot. Por ejemplo, la cápsula diminuta para endoscopias que le podría facilitar un diagnóstico, es israelí. Y tanto más.

Pero en realidad, no hay de qué preocuparse. Roger Waters sabrá maniobrar. Es que lo que lo mueve no es una causa digna y principista para ayudar a los palestinos, por los que no hace más que gritar, sino una obsesión llena de odio contra los judíos e Israel.

http://columnistas.montevideo.com.uy/ucimprimir_303362_1.html

El escritor Roberto Appratto explica por qué retiró su firma de la carta pública a Roger Waters (Uypress)

Hace pocos días, de cara a la llegada a Uruguay del músico Roger Waters, fue publicada una carta pública, promovida por Marcelo Marchese, con la firma de un grupo de “artistas e intelectuales”, dando una entusiasta bienvenida al ex Pink Floyd.

El problema radica en el texto de la carta, que incluye varios motivos típicamente antisemitas, asociando a los judíos con cerdos y con dinero. Todo, en una increíble mezcla entre temas de política nacional-como la polémica sobre UPM - y la política de Israel en el tema palestino, tema este último en el que también hay un tono claramente antisemita y no solamente de discrepancias con una política de Israel.

Pero más allá del contenido, con el que discrepamos profundamente y sobre el que hemos escrito ya una crítica, está también la problemática de los entretelones. En otras palabras, de lo que no puede menos que verse como un ocultamiento. ¿A quién? Pues nos consta que al menos a dos de los firmantes, entre ellos el escritor Roberto Appratto. No escribimos aquí sobre el segundo, ya que no hemos recibido su consentimiento de hacerlo público.

Roberto Apratto admite que cometió un error al sumar su firma sin leer antes el texto de la carta. Pero lo grave es que quien le invita a participar de la iniciativa, le dice sólo parte de la verdad acerca de la temática de la carta que va a publicar.

El conocido docente y escritor retiró su firma de la carta al ver el texto ya publicado pero dado que continúa circulando por internet también la versión original que incluye su firma, optó por aclarar públicamente lo sucedido. No le resultó fácil este reconocimiento público de lo ocurrido con su firma, pero con dignidad, optó por hacerlo ya que la alternativa es que usen su nombre indebidamente en una carta que siente que no lo representa.

P: Roberto, le agradezco que haya aceptado conversar conmigo sobre lo ocurrido. ¿Qué pasó? ¿Cómo llegó su firma a la carta dirigida a Roger Waters?
R: Me invitaron a firmar por Messenger.

P: ¿Quién lo invitó a firmar? ¿Y qué le dijo?
R: Marcelo Marchese, en nombre del grupo UPM 2 NO, me invitó a firmar la carta a Roger Waters por entender que sería importante que varias personalidades adhirieran a la causa. Como yo formo parte de ese grupo, y suponiendo que el contenido de la carta se refería únicamente al tema de UPM 2, dije que sí sin haberla leído.

P: ¿Le planteó el tema de la carta en forma parcial? ¿O sea no le dijo toda la verdad?
R: Nunca me planteó la referencia a Israel y a Palestina y menos que iba a ser en esos términos.

P: Además del hecho que le dicen una cosa y se hace otra ¿qué es lo que le molestó concretamente de la carta?
R: No es que se diga una cosa y se haga otra, es que no se fue claro desde un principio y yo me precipité a firmarla sin leerla. Lo que me molesta concretamente de la carta es la demonización que se hace de Israel, así como la mezcla que se hace de ese tema con el de UPM 2.

P: Artistas e intelectuales, si realmente son tales, pueden por supuesto usar su arte y su pluma como vía de protesta. Pero el cerdo -o jabalí- en cuyo lomo hay entre otros un símbolo de la Estrella de David-y que es uno de los elementos que presenta Roger Waters en sus conciertos, es antisemitismo puro. ¿Cree que hay un problema con el discurso de odio de Roger Waters?
R: Sí, sin duda lo hay. Creo que su discurso va más allá de las discrepancias con la manera en que el gobierno de Israel ha tratado el problema palestino; que entraña una fuerte animadversión contra el estado de Israel, y aún más, contra los judíos como nación. La izquierda, o cierto tipo de izquierda, ha resuelto ponerse del lado de los palestinos aun cuando es atacada la soberanía israelí.

P: ¿Y qué se hace ahora? ¿Qué quisiera usted que pase con la famosa carta?
P: En todo caso que se eliminara todo lo que no corresponde estrictamente al problema de UPM 2.

P: ¿Hay algo más que quisiera agregar?
R: Sí, que me gustaría que todo esto se olvidara pronto.

Link: http://www.uypress.net/auc.aspx?91135

Secciones