Noticias

08/08/2018

Noticias de Israel- por Cnaan Liphshiz

El desalojo de judíos holandeses de sinagoga devastada por nazis nos trae recuerdos amargos.




Aunque algunos dicen que es simplemente una triste realidad que la pequeña comunidad de Deventer no puede pagar el edificio, los fieles locales ven su eliminación como un efecto secundario tardío del Holocausto.

Hace cuatro años, Tom Furstenberg orgullosamente llevó a su sinagoga su primer rollo de la Torá desde el Holocausto, cuando los nazis locales destruyeron el interior del edificio.

La introducción del pergamino en 2014 fue un momento importante para la comunidad Beth Shoshana Masorti que Furstenberg ayudó a establecer en 2010 en esta ciudad de casi 100.000 residentes, ubicada a 60 millas al este de la capital, Ámsterdam.

Después de todo, era una prueba de que la vida judía finalmente había regresado a un lugar donde había sido desarraigada y destruida.

“Sentí que esto era todo, nada podía revertir nuestra presencia como parte de esta ciudad“, dijo Furstenberg, un maestro de 49 años y presidente de la comunidad judía de Deventer, a JTA el lunes.

Furstenberg había sido demasiado optimista.

El lunes, él y una docena de otros miembros de su congregación de 35 tuvieron que llevarse el pergamino y todas las demás posesiones rituales y cargarlas en una camioneta blanca.

El edificio que albergaba la Gran Sinagoga de Deventer fue vendido en enero por la iglesia que lo había poseído durante décadas. Los desarrolladores, un dueño de un restaurante holandés-turco y su socio, luego desalojaron a los feligreses en medio de una pelea legal sobre el plan de los dueños de convertir el lugar en un restaurante.

Para Deventer, el desalojo significó “el fin de la presencia judía en esta ciudad“, dijo Sanne Terlouw, miembro fundadora de Beth Shoshana y una reconocida autora, a JTA con lágrimas en los ojos el día de la mudanza.

Pero para muchos otros judíos holandeses, la desaparición de la Gran Sinagoga de Deventer señala un cambio demográfico más amplio: la vida y el patrimonio judíos son cada vez más difíciles de mantener fuera de Amsterdam, donde viven la mayoría de los judíos holandeses, debido a la secularización y las pérdidas del Holocausto.

“Por supuesto que es triste, estamos perdiendo una parte de nuestra historia”, dijo Esther Voet, editora en jefe del semanario judío de NIW en Amsterdam. “Pero la realidad es que esta pequeña comunidad judía no puede permitirse quedarse en esa gran sinagoga. Esa es la forma como es”

Sin una sinagoga propia, Beth Shoshana se mudará al vecino municipio de Raalte, donde compartirá el espacio con una congregación existente. Voet dice que ella encuentra que esta “solución razonable” nace de una “realidad lamentable“.

Pero en Deventer y más allá, los congregantes expulsados ​​parecían menos resignados al cambio que Voet.

El lunes, la congregación se reunió por última vez para tomar un refrigerio en el edificio donde acababan de vaciar sus pertenencias. Tomando café negro y comiendo pastel de ciruela, cantaron en apasionados hebreos “Am Yisrael Chai” y “Kol Ha’Olam Kulo” – “El pueblo de Israel vive” y “El mundo es un puente estrecho”. Algunos de los feligreses lloraron; otros intentaron consolarlos.

“Esta fue nuestra casa durante un largo período“, le dijo a JTA, Ehud Posthumos, de 79 años, un oficial retirado de la Fuerza Aérea de los Países Bajos. “En las noches de invierno, nos reuníamos aquí en el frío, nunca calentamos el lugar adecuadamente para ahorrar en servicios públicos, y aunque afuera se volvía muy oscuro a primera hora de la tarde, aquí adentro teníamos una gran fuente de luz. Y ahora se siente como perder una casa“.

Maurice Swirc, ex editor en jefe de NIW, calificó la venta de la sinagoga como “un escándalo” y la encontró “muy dolorosa”. Las autoridades holandesas, dijo, “fueron parcialmente responsables por el hecho de que Deventer no tiene suficientes judíos para mantener el sinagoga. Lo menos que pueden hacer es ayudar a preservarlo”.

El asunto despertó un gran interés internacional. El video de JTA de la comunidad que sale de la sinagoga ha sido visto más de 200,000 veces en Facebook.

Ronny Naftaniel, fundador del grupo de Herencia Judía de La Haya, dijo que la venta de la sinagoga es inusual “para una ciudad como Deventer, donde las autoridades tienen una gran conciencia del patrimonio”. Deventer, donde los ricos ganaderos judíos dejaban una marca indeleble y parte de la familia de Naftaniel vivió antes del Holocausto, “podría haber dejado de lado este espacio”, dijo.

Hasta hace poco, la comunidad de Furstenberg pudo conservar su sinagoga gracias al grupo de iglesias cristianas reformadas. Compró el edificio en 1951 de la comunidad judía severamente agotada de Deventer y convirtió la estructura en una iglesia, completa con un órgano de tubería masiva que el grupo instaló.

En 2010, Furstenberg y otros judíos de la zona comenzaron a reunirse en un club judío cercano y pidieron permiso a la iglesia para restablecer una sinagoga en el salón, que comenzaron a alquilar de la iglesia a un precio subsidiado. Pero la iglesia tuvo que vender el edificio este año. El mejor postor fue Ayhan Sahin, el desarrollador holandés-turco, y su asociado, Carlus Lenferink.

Este verano, los empresarios anunciaron su plan de convertir la sinagoga en un restaurante. Furstenberg se opuso y la ciudad se negó a aprobar el plan.

En medio de negociaciones con la comunidad judía, Sahin fue citado diciendo: “Si es necesario, lo convertiré en una mezquita”, según el diario regional De Stentor. Más tarde dijo que permitiría que la comunidad judía se quedara, “pero solo si pagaban el alquiler completo“, una posibilidad poco probable para la pequeña congregación, que no tiene fuentes de ingresos y apenas podía pagar los costos de mantenimiento cuando alquilaba la sinagoga en un lugar subvencionado.

Maarten-Jan Stuurman, vocero del municipio de Deventer, le dijo a De Stentor que la ciudad intentó ayudar a la comunidad judía a quedarse, pero finalmente “no es tarea de la ciudad comprar propiedades religiosas que no usa“. El problema del alquiler, dijo, “está a discreción del dueño”.

Perder la sinagoga es “un fracaso y un importante retroceso para la ciudad“, dijo Furstenberg, su voz retumbaba en el espacio alto y ahora vacío donde su congregación se reuniría una vez cada tres semanas y en las fiestas judías. “Una vez más, la ciudad está mirando mientras se destruye su sinagoga“.

El j’accuse de Furstenberg, hablado en holandés en presencia de reporteros locales, era una referencia a la inusual y dolorosa historia de guerra del edificio. A diferencia de la mayoría de las sinagogas holandesas, la de Deventer no fue confiscada de manera ordenada y metódica nazi. En cambio, fue saqueado por una chusma perteneciente al partido nazi holandés, NSB, el 25 de julio de 1941.

Bajo la mirada de los oficiales de la policía local, destrozaron los muebles, abrieron el arca de la Torá, rompieron el pergamino, derribaron los candelabros y desalojaron la bimah del edificio, que fue construido en 1892.

Pero esa violencia palideció en comparación con las deportaciones de los feligreses el próximo verano. De las 590 personas registradas como judíos en Deventer en 1942, los nazis asesinaron a 401. Fue una estadística típica en un país donde los nazis y los colaboradores locales fueron responsables de matar al menos al 75 por ciento de los judíos, la tasa de mortalidad más alta ocupada por los nazis en Europa Oriental.

Los judíos holandeses, que sumaban 140,000 antes del Holocausto, nunca estuvieron cerca de reponer sus números. Hoy, Holanda tiene alrededor de 45,000 judíos, según el Congreso Judío Europeo.

La sinagoga Deventer jugó un papel en la supervivencia de al menos dos judíos.

Simon van Spiegel, su hermano, Bubi, y Meier de Leeuw se escondieron en el ático del edificio por un tiempo. Bubi fue capturado por los alemanes después de que recibieron un aviso anónimo. Su hermano y de Leeuw escaparon. La hija de Simon, Liesje Tesler-Van Spiegel, que vive en Israel, visitó el escondite de su padre por primera vez el mes pasado.

“Los recuerdo a todos“, dijo Roelof de Vries, de 86 años, un carpintero cuya familia trabajó de conserje en la sinagoga antes del Holocausto.

“Incluso si este lugar se convierte en un restaurante, nunca olvidaré a mi amigo Bubi, a quien gasearon junto con tantos otros”, dijo, llorando.

Refiriéndose al genocidio, Furstenberg dijo: “Esta es la razón por la que no hay suficientes judíos para pagar este lugar“.

En el fresco interior de la Gran Sinagoga, un alto edificio de estilo neo-morisco, añadió: “No se trata solo de una historia sobre una comunidad de fe menguante, como todas aquellas iglesias que se convierten en discotecas. Este es un efecto posterior del Holocausto”.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones