Noticias

07/10/2019

Cómo combatir el antisemitismo






Enlace Judío México – por Benjamin Weinthal (Jerusalem Post), traducido por Silvia Schnessel El revolucionario plan de acción contra el anstisemitismo, de Bari Weiss

El libro de Bari Weiss Cómo combatir el antisemitismo proporciona ideas poderosas sobre el odio a los judíos y ofrece una especie de plan de acción revolucionario contra el antisemitismo.

Tratando de comprender el aumento del antisemitismo contemporáneo en los Estados Unidos y cómo oponerse a él, nada mejor que leer el nuevo trabajo de Bari Weiss.

No invoco “revolucionario” en el sentido a veces peyorativo; más bien, Weiss muestra cómo los seres humanos pueden experimentar cambios y cómo los judíos, y los judíos junto con los no judíos, pueden alterar sus estructuras de carácter para combatir el antisemitismo moderno.

Weiss es capaz de superar el pesimismo excesivo en muchos sectores sobre librar una guerra contra el antisemitismo, especialmente la forma más omnipresente de antisemitismo eliminatorio: el odio genocida del estado judío.

Weiss, oriunda de Pittsburgh y escritora y editora de la sección de opinión de The New York Times, levanta el telón de su libro con el asesinato en masa en la sinagoga del Árbol de la Vida en su ciudad natal.

Robert Bowers, un xenófobo de derecha y fanático antijudío, llevó a cabo el ataque más mortífero contra la comunidad judía estadounidense en el Árbol de la Vida, asesinando a 11 personas en octubre de 2018.

Weiss escribió el día del baño de sangre que “… mi tercera hermana menor, Molly, nos dijo que había oído algo en el escáner policial. ‘Está gritando que todos estos judíos deben morir’“.

En el primer capítulo de su libro, Weiss captura lo que aprendió del letal antisemitismo de Bowers: “Esas palabras me despertarían al hecho de que había pasado gran parte de mi vida en unas vacaciones de la historia. Y la historia, en una lluvia de balas, había regresado inequívocamente“.

Weiss cita a Johannes Fest, un maestro de escuela antinazi y el padre del periodista alemán Joachim Fest, quien creía, según las memorias de Joachim Fest, que los judíos alemanes “habían perdido, en la tolerante Prusia, su instinto de peligro, que los había preservado a través de los años“.

Weiss declara: “Mi objetivo principal aquí es despertarnos, ayudar a recuperar lo que el padre de Fest temía que sus amigos hubieran olvidado“.

Creo que este libro, si es leído por grandes sectores de la judería estadounidense, sacudirá a los judíos convencionales de una empapada complacencia.

Weiss, una orgullosa sionista, está inmersa en el judaísmo estadounidense y los ideales de los Estados Unidos. Su trabajo se entrecruza entre brotes de antisemitismo en Europa, EE.UU., la ya desaparecida Unión Soviética, el mundo árabe y la República Islámica de Irán. Sin embargo, el verdadero objetivo de su libro son los Estados Unidos. “Es importante, aquí desde el principio, comprender lo que está en juego en esta lucha. El objeto de nuestra protección no es solo el pueblo judío. Es la salud y el futuro de un país que prometió ser una Nueva Jerusalén para todos los que lo buscaban”, escribe Weiss.

En su capítulo “Una breve historia“, desacredita la fantasía de que agrupar el antisemitismo junto con otras formas de racismo hace posible comprender el fenómeno.

“El antisemitismo, que tiene como objetivo final la eliminación del judaísmo y el pueblo judío …“, escribe Weiss. En pocas palabras, la necesidad de genocidio es el motor del odio a los judíos.

Su visión general de la historia del antisemitismo demuestra que Weiss se ha sumergido indudablemente en la literatura académica del antisemitismo, incluida la obra seminal de Bernard Lewis, Semitas y antisemitas (1986) y la Propaganda nazi para el mundo árabe de Jeffrey Herf (2010).

Los siguientes tres capítulos cubren la troika de los antisemitas contemporáneos: la derecha, la izquierda y el Islam radical.

En el capítulo sobre antisemitismo de derecha, Weiss lidia con la idea de un péndulo de la historia en Estados Unidos que arroja “en la oscuridad del Viejo Mundo que la generación de mis abuelos estaba segura de que habían dejado atrás“.

u capítulo sobre el antisemitismo de izquierda está lleno de pepitas sobre la fusión del antisionismo y el antisemitismo posterior al Holocausto.

Weiss aborda ingeniosamente la respetabilidad que la idea de desmantelar el estado judío en nombre del progreso teleológico ha adquirido en muchos departamentos de Estudios del Medio Oriente en los Estados Unidos. “Los neonazis, en cierto modo, son fáciles. Sabemos que nos desean muertos. Los antisemitas con doctorados, los que defienden su intolerancia como pensamiento ilustrado, son más difíciles de combatir”.

En cuanto a Karl Marx: “El filósofo izquierdista más importante y duradero logró identificar fundamentalmente a los judíos con el capitalismo, el gran mal de las ideologías izquierdistas. Mucho fluye de este vínculo”, escribe.

Weiss deja que su lector juzgue si el ensayo de Marx “Sobre la cuestión judía (1844)” está infectado con odio a los judíos. El antisemitismo de Marx se puede encontrar en una carta que escribió a su coguionista Friedrich Engels, en la que usa un lenguaje antijudío para describir al socialista judío alemán Ferdinand Lassalle. Engels no era, en contraste con Marx, un antisemita.

El gran politólogo israelí Shlomo Avineri reveló que Marx, en una rara muestra de simpatía por los judíos, dedicó este sorprendente párrafo a la grave situación de los judíos en Jerusalén, en un artículo de 1854 para el Daily Tribune:

“Nada iguala la miseria y el sufrimiento de los judíos de Jerusalén, que habitan en el barrio más sucio de la ciudad, llamado hareth-el-yahoud … entre [el monte] Sión y [el monte] Moriah … [Son] los objetos constantes de la opresión e intolerancia musulmanas, insultados por los griegos, perseguidos por los latinos [católicos] y viviendo solo de las escasas limosnas transmitidas por sus hermanos europeos“.

Como era de esperar, los izquierdistas antiisraelíes evitan cuidadosamente citar el paso antes mencionado en sus diatribas contra el estado judío.

Quizás una de las grandes contribuciones de este libro es la crítica mordaz de Weiss a los efectos nocivos del concepto de interseccionalidad, una especie de competencia en el sufrimiento, sobre los judíos y los Estados Unidos. “Nos vuelve a tribalizar, evitando que tratemos a las personas como individuos, una idea tan poco estadounidense como la noción de derecha de que los estadounidenses blancos son de alguna manera más verdaderamente estadounidenses que aquellos que no lo son“.

En el capítulo de Weiss sobre el Islam radical, ella reúne una sólida corriente de estadísticas y opiniones de expertos sobre los peligros del odio a los judíos animados por los islamistas. “El odio proviene de los líderes estatales y no se limita a las naciones de habla árabe. No busque más allá de Irán, cuyo líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, regularmente dice cosas como esta: ‘Este régimen bárbaro, de lobo e infanticida de Israel, que no escatima en crímenes, no tiene cura sino ser aniquilado’“.

La República Islámica de Irán sigue siendo el mayor patrocinador estatal del terrorismo, el antisemitismo letal y la negación del Holocausto. Weiss dice de las declaraciones genocidas de Khamenei que “… suena como un Hitler del siglo XXI, y al borde de conseguir armas nucleares“.

Tengo curiosidad intelectual sobre los pensamientos de Weiss sobre el cuarto pilar del antisemitismo que contamina a Europa occidental: el antisemitismo de defensa-culpabilidad.

El famoso psicoanalista israelí Zvi Rex comentó, con sarcasmo mordaz, que “los alemanes nunca perdonarán a los judíos por Auschwitz“.

Basado en mis casi 20 años de escribir y analizar el antisemitismo contemporáneo en Europa continental, considero que la formulación de Rex sobre la sociedad alemana que castiga a los judíos debido a la memoria de la Shoá, que infunde culpa patológica en muchos alemanes, necesita ser actualizada.

En una versión modernizada de Rex, se podría decir que los europeos occidentales nunca perdonarán a Israel por el Holocausto. En resumen, los países de Europa occidental como Francia, Suecia, Austria, Italia y otros que fueron cómplices de la Shoá están intensamente centrados en imponer disciplina y castigo a Israel debido a su culpa asociada con el Holocausto. ¿Qué otra explicación plausible existe para los implacables ataques de Europa occidental contra Israel y su exclusión de Israel, solo Israel, por una demarcación punitiva de sus productos de los territorios en disputa en Cisjordania y el Golán?

Recientemente, en Alemania se ha avanzado en la lucha contra el antisemitismo contemporáneo, señala Weiss, por ejemplo, la decisión del Bundestag de clasificar la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones dirigida a Israel como antisemita.

Sin embargo, todavía existe el problema que John le Carré describió con tanta fuerza en su novela La niña baterista (1983), cuando el terrorista palestino Jalil dice: “Tenemos muchos amigos en Alemania. Pero no porque aman a los palestinos. Solo porque odian a los judíos“.

Un estudio del gobierno alemán de 2017 reveló que casi 33 millones de alemanes, de una población total de 82 millones, están infectados con el antisemitismo contemporáneo, que es el odio al estado judío.

El informe decía, en una sección titulada “Acuerdo con el antisemitismo relacionado con Israel“, que el 40% de los alemanes encuestados aprobó la siguiente declaración: “Según las políticas de Israel, puedo entender que las personas tengan algo contra los judíos“.

La administración de la canciller Angela Merkel se niega rotundamente a prohibir en Alemania la totalidad de la letal entidad terrorista antisemita Hezbolá. Según los informes de inteligencia alemanes, 1.050 agentes de Hezbolá están activos en la República Federal.

En el capítulo final del libro de Weiss, “Cómo luchar“, ella trae todo su conjunto de herramientas intelectuales para motivar la acción y el cambio de actitud en la campaña contra el odio a los judíos. Es un escrito impresionante y genera optimismo.

Se espera que el libro de Weiss sea traducido a otros idiomas, especialmente para los judíos europeos, muchos de los cuales han renunciado a resistir el antisemitismo y se han vuelto hacia adentro, con la esperanza de esconderse de la ola de odio a los judíos que se extiende por sus países.

Por supuesto, la aliá también es una importante válvula de escape.

El escritor es miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

Secciones