Noticias

20/06/2018

Milim Cultural Nº 275

Una revista de niños hecha por niños





Un periódico escrito y editado por niños para niños (con un poco de ayuda de adultos) puede parecer una idea utópica, y mucho más aún en la época en que fue escrito. Gracias a Janusz Korczak dicha publicación fue posible en la tumultuosa época de principios del siglo XX. Durante trece años, Mały Przegląd se distribuyó todas las semanas con una tirada de 50,000 copias, dando a muchos niños una voz en un mundo lleno de conflictos provocados por los adultos y de gran malestar político.

Mały Przegląd (La Pequeña Revista) fue un suplemento que publicaba los viernes el Nasz Przegląd, el diario judío más grande publicado en Varsovia, escrito en polaco antes de la Segunda Guerra Mundial. El primer número del semanario salió el 9 de octubre de 1926. Una semana antes de su lanzamiento, Janusz Korczak, el creador de la idea y su primer editor en jefe, explicó el concepto:

Hay muchos adultos que escriben solo porque no sienten vergüenza, y hay niños que tienen muchas grandes ideas, comentarios y observaciones, pero no escriben, porque les falta coraje o simplemente no les da la gana. Nuestro periódico los alentará a escribir. Hay que animarlos y estimularlos para que lo hagan.

Korczak estaba convencido de que los niños deberían escribir para los niños sin la mediación de los adultos, una actitud que era revolucionaria en ese momento y aún ahora, en gran medida sin precedentes. Además, él veía la escritura como un modo de compromiso en el mundo, y La Pequeña Revistaiba a desempeñar un papel crucial para ayudar a los niños a hablar por sí mismos. A través de la escritura, los niños aprenderían a abordar sus problemas y expresar sus sentimientos.

Los niños podían enviar sus cartas por correo postal, por teléfono o simplemente ir a la redacción de La Pequeña Revista y decir personalmente lo que tenían en mente. La sala y el corredor adyacente en la calle Nowolipki 7 en Varsovia siempre estaban llenos del bullicio típico de la oficina editorial de un periódico. Ahí, ayudado por Korczak y el editor adjunto Jerajmiel Wajngarten, un grupo de jóvenes editores como Jaskiel Bajn, Madzia Markuze, Edwin Markuze y Emanuel Sztokman hicieron todo el trabajo necesario para que el periódico apareciera impreso. La idea general era que cada número del semanario debía estar compuesto por cartas enviadas por los lectores a la oficina de revisión, o extractos, a veces organizados de manera elaborada. Esta premisa se mantuvo sin cambios durante años: La Pequeña Revista presentó material auténtico producido por corresponsales que eran jóvenes lectores.

Korczak alentó a los niños a escribir sobre sus problemas y preocupaciones cotidianas, abordarlos y finalmente superar la vergüenza y el aislamiento. "A veces uno no quiere contar todo a sus amigos y familiares, y sin embargo, uno tiene que quejarse de algo o hablar de la vida, los pensamientos y las necesidades de uno". Se preocupó de que los niños escribieran usando sus propias palabras, su lenguaje natural, no contaminado por las reglas lingüísticas aprobadas por los adultos. Korczak también se mostró inflexible sobre los géneros utilizados en el periódico: sin poemas, sin novelas, sin escritura estropeada por la interferencia pedagógica de los adultos. Las cosas de La Pequeña Revista eran personales.

Efectivamente, La Pequeña Revista podía llamarse una creación temprana de auténtica literatura de no ficción de los niños. Este fue el caso con el reportaje publicado en el primer año de la publicación semanal. Un artículo sobre un alambre de púas establecido alrededor del patio de recreo en Ogród Krasińskich generó una serie de artículos continuados y varios meses después la valla fue efectivamente derribada. En otra carta enviada por un cierto Natuś, el chico se quejó de tener que llevar un delantal a la escuela. Supuestamente, como consecuencia de una intervención por parte de un reportero de La Pequeña Revista, la madre del niño dejó de obligarlo a usarlo.

En retrospectiva, La Pequeña Revista puede parecer una reminiscencia de una especie de plataforma comunitaria avant la lettre, relacionada con niños de diferentes orígenes que compartían los mismos problemas. Uno no puede dejar de preguntarse sobre el increíble carácter interactivo del flujo de comunicación entre el equipo editorial y sus lectores. El periódico se dirigió constantemente a sus lectores, preguntándoles sobre sus sentimientos y confiando en sus comentarios. Esto también puede ser una reminiscencia de la cultura contemporánea, como se conoce en Internet, en la que se entremezclan los roles tradicionales de compromiso activo y pasivo (autor y consumidor). La Pequeña Revista diseñó estrategias de comunicación en las que los lectores también se convirtieron en escritores y viceversa.

En busca de paralelismos y analogías adicionales, se puede comparar LaPequeña Revista a un foro de Internet en el que los niños pueden hablar abiertamente y conectarse entre sí. Especialmente en el período anterior a la existencia del periódico, los niños siempre podían contar con Korczak para responder sus cartas personalmente: compartir sus pensamientos, dar consejos o criticar. Si existe la analogía que vincula a La Pequeña Revista con los foros en línea de hoy, hay que hacer un señalamiento importante: que esta plataforma era un entorno completamente seguro moderado por Janusz Korczak, una figura excepcional que era muy sensible a las necesidades de todos los niños. En la década de 1930, después de que Igor Newerly asumió la dirección del periódico, La Pequeña Revista adquirió un perfil más político.

Con el envejecimiento de sus lectores y la situación política en Europa cada vez más tensa, el semanario se desplazó hacia una postura más socialista, en relación con los fantasmas del fascismo y el antisemitismo, así como la creciente amenaza de la inminente guerra mundial. A lo largo de los años 30, la tensión contra la guerra se manifestó más claramente en mayo, cuando el periódico celebró el Día Internacional de la Buena Voluntad, publicando cartas de niños de todo el mundo que pedían paz y solidaridad entre las personas. En ese momento Mały Przegląd también se involucró en la promoción del Esperanto, el lenguaje artificial ideado por el científico judeo-polaco Ludwik Zamenhof, como el nuevo lenguaje de comunicación y entendimiento mutuo para toda la humanidad.

A pesar del hecho de que el documento se centró principalmente en los niños judíos, parece haber sido también un lugar de diálogo entre los niños polacos en general. Las cartas de los niños católicos polacos ayudaron a articular problemas difíciles y superar los estereotipos dañinos, cerrando la brecha entre las dos culturas. La Pequeña Revista también fue un proyecto administrativo complejo que involucraba elaboradas técnicas de marketing. Korczak entendió la importancia de crear una comunidad de lectores y corresponsales alrededor del periódico. Desarrolló formas de ganar la lealtad de estos lectores.

Una de esas técnicas de creación de esa especie de club de lectores y escritores fue la creación de un sistema de motivación para todos los que comenzaron a escribir para La Pequeña Revista. Comenzó con la primera carta enviada al semanario: los nombres de los autores de esas cartas se imprimieron en el periódico; de hecho, fue una oportunidad única de ver el nombre de uno en un periódico. A los que siguieron escribiendo se les dieron seudónimos. El sistema motivacional incluyó algunos incentivos más directos, como paseos a un negocio de salchichas en invierno y a heladerías en verano. Los autores de las cartas más interesantes recibieron libros y juegos de ajedrez.

El último número de La Pequeña Revista apareció el 1 de septiembre de 1939. La mayoría de los jóvenes corresponsales y editores de La Pequeña Revista murieron durante el Holocausto: reconocidos periodistas como Harry Kaliszer, Kuba Hersztajn y Lejzor de Gęsia (Lejzor Czarnobroda), junto con miles de corresponsales anónimos conocidos solo por sus seudónimos.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones