Noticias

26/06/2019

Restauración del cementerio judío





El Intransigente América News

Restauran primer cementerio judío en Cuba con 100 años de historia

La Oficina Estatal del Historiador de Cuba promovió la restauración del primer cementerio Hebreo, ubicado en Guanabacoa, para rendir memoria a los primeros judíos que llegaron a la isla. Esta iniciativa de desarrolla en el marco de los 500 años de fundación de La Habana, informó David Prinstein, vicepresidente del Patronato Hebreo de Cuba.

Pilar Vega, ingeniera de la oficina estatal, indicó que hay alrededor de 1.100 bóvedas en el cementerio, de las cuales 50 ya fueron reparadas y estima que se concluyan otras 150 este año. Además, se remozó un antiguo recinto especial para lavados de purificación de los cuerpos de los muertos y otra sala de espera para las familias.

Para las obras del cementerio, Prinstein, junto a otros miembros de la comunidad, valoró un presupuesto de 200.000 dólares, pero no logró recaudar los donativos necesarios. Actualmente, el Estado se encarga del rescate de la histórica necrópolis construida en 1910. Sin embargo, la funcionaria Vega no especificó cifras de inversión del gobierno cubano.

El cementerio aún muestra señales de abandono con lápidas rotas, fracciones de mármoles desplomados por el piso, erosión de las tumbas por el musgo y bóvedas deterioradas, pero lentamente la brigada de obreros iniciaron los primeros trabajos de limpieza y remoción, pulieron láminas, cementaron calles y encuadraron un panteón que fue saqueado.

“Siento una paz y tranquilidad cuando visito el cementerio… Para mí es como estar junto a mi madre, mi única hermana y mi sobrino”, dijo a la AP Adela Dworin, presidenta del Patronato Hebreo de Cuba, al costado de una tumba adornada con pequeñas piedras en las esquinas que simbolizan respeto y homenaje a los muertos.

También fue restaurada la calle principal y la reconstrucción de varios monolitos, entre ellos, unos de tres metros de alto en tributo a los seis millones de judíos del holocausto nazi. Allí yacen enterrados media docena de jabones hechos con grasa humana proveniente de los campos de concentración. Para Prinstein, el camposanto “tiene un valor histórico y sentimental”, en la isla.

Secciones