Noticias

15/12/2017

Religión en Libertad

Raad Salam, católico iraquí, explica por qué conocer el judaísmo es necesario para los cristianos




El próximo martes 19 de diciembre, a las 19.30 horas, Raad Salam Naaman, católico iraquí profesor universitario y bloguero en ReL, presenta en Madrid, en el salón de actos de la parroquia del Buen Suceso su último libro: Todo sobre el judaísmo (Monte Riego), en un acto convocado por la Fundación Tierra Santa.

Aunque conocido sobre todo como experto en el islam, Raad Salam lo es también en la Biblia y el pueblo de la Biblia, y de hecho su libro cuenta con un prólogo de David Hatchwell Altaras, figura de referencia para la comunidad judía española.

En torno a este libro fue entrevistado por la Fundación Tierra Santa:

-¿Qué le impulsó a escribir este libro?

-Desde siempre soy un apasionado por conocer, estudiar, investigar e escribir sobre las tres religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e islam). Quizás porque soy de origen iraquí. Nosotros, los cristianos de Irak, somos descendientes de los judíos mesopotámicos convertidos al cristianismo, frutos de las predicaciones de Santo Tomas, el apóstol de Jesús, y sus discípulos en el siglo I. Además, imparto clases sobre el judaísmo, cristianismo e islam. Este libro en la respuesta a tantas preguntas y dudas de mis alumnos y alumnas, amigos y amigas durante varios años.

-¿Qué ofrece al lector Todo sobre el judaísmo?

-Es el fruto de muchos años de estudios e investigaciones y un resumen de casi cinco mil años de la historia humana. Mi objetivo principal es ofrecer un guía para comprender el judaísmo desde sus raíces hasta hoy día.

Pincha aquí para adquirir ahora Todo sobre el judaísmo.

-Es una pequeña minoría de quince millones de personas en un mundo de seis mil. ¿Cuál es su principal interés?

-La religión judía tiene raíces de cinco mil años de antigüedad, es la base de todas las religiones monoteístas. Conocer el judaísmo es parte de conocer el cristianismo. Dos terceras partes del Corán, el libro sagrado del islam, son historias bíblicas, recogidas del Tanaj (Antiguo Testamento), mal contadas. Una tercera parte de los Premios Nobel son judíos...

-¿Cómo ha sido posible la continuidad del pueblo judío a lo largo de los siglos?

-Los egipcios, los babilonios y los persas se elevaron, colmaron el planeta con ruido y esplendor, y luego se desvanecieron y desaparecieron; los griegos y los romanos siguieron, hicieron gran cantidad de ruido, y ya no están; otros pueblos han surgido y han mantenido su fuego por un tiempo, pero éste se consumió y ahora están en las tinieblas o han desaparecido. El judío los vio a todos, los derrotó a todos y aún es lo mismo que siempre fue, sin exhibir decadencia, ni achaque por la edad, ni debilitamiento de sus partes, ni disminución de sus energías, ni entorpecimiento de su viveza ni de su mente agresiva.

-¿Qué quiere decir con "mente agresiva"?

-El judaísmo es pionero en el monoteísmo y ha luchado contra poderosos imperios así como atractivas ideologías manteniéndose unido y fiel a sus principios. Los judíos en general están muy apegados a su religión, conservan su fe, guardan sus tradiciones y sus historias y las transmiten de generaciones a generaciones. El judaísmo cree en la libertad del individuo y se basa en que el Creador permite el libre albedrio. El ser humano es dueño de sus acciones y de sus omisiones. El judaísmo es también un sistema matrilineal donde la mujer es la conciencia de la familia y la transmisora de identidad. El judaísmo combina con mucha sabiduría la fe y a la vez la razón sin excluir a ninguno. El pueblo judío tiene una visión de Dios plenamente abstracta, pero su relato bíblico está lleno de detalles de ciudades, de nombres y de rituales muy terrenales, casi como dejando un mapa de evidencias a futuro para los incrédulos.

-Y una relación singular con Dios en la Antigua Alianza...

-El judaísmo, desde su comienzo, tuvo un pacto, una relación directa y estrecha con Dios, por medio de los profetas que transmiten e interpretan el mensaje divino. Primero con el profeta Abraham y su hijo Isaac. Luego con Jacob, más tarde llamado Israel, y los hijos de este, conocidos como los hijos de Israel o el pueblo de Israel. A continuación con Moisés, quien recibió de Dios directamente y escribió la ley judía (Torá). El judaísmo es religión, pueblo y civilización a la vez. Este pueblo siempre abierto al debate está compuesto de razas, etnias distintas y de grupos religiosos, agnósticos y ateos.

-Semitas, hebreos, israelitas, judíos, sionistas... Son términos que en ocasiones se confunden.

-Recuerdo en un congreso, aquí en Madrid, a un profesor que empezó su intervención diciendo que él era judío, pero ateo. Mi respuesta fue directa, clara y tajante: el judaísmo es una religión monoteísta, enseña principalmente a creer, obedecer y amar al único Dios verdadero. Quien no cree en Dios, no puede ser judío, porque judío y ateo son incompatibles. Puede llamarse hebreo, israelita de raza o etnia, pero no judío de fe.

-¿Puede aclarárnoslo entonces? Semitas...

-El término semita hace referencia a los pueblos citados en la Biblia descendientes de Sem, segundo hijo de Noé. Jafet fue el hijo primogénito y Cam el menor. Los antiguos pueblos semitas y de habla semítica son los hebreos.

-Hebreos...

-Abarca una etapa de casi doscientos años, viene del hebreo ʽa·vár, que significa “pasar o cruzar” una palabra que aparece 34 veces en el Antiguo Testamento, refiriéndose a Abraham quien vivió entre los años 1992 y 1817 a.C., llamado el primer hebreo.

-Israelitas...

-Abarca unos dos mil años, desde el año 1800 a.C., con el nacimiento de Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham, más tarde llamado Israel. El pueblo de Israel son los doce hijos de Jacob o Israel, las doce tribus de Israel. Pasando por la esclavitud de los israelitas en Egipto, el nacimiento de Moisés, la liberación del pueblo de Israel de Egipto, la entrada en la tierra prometida Jerusalén, los reyes de Israel (Saúl, David, Salomón), después la división del pueblo de Israel en dos reinos (el reino del Sur, Judea, con capital Jerusalén, y el reino del Norte, Israel, con capital Samaria), la caída de los dos reinos a mano de los asirios y caldeos, luego bajo el dominio de los griegos y más tarde de los romanos, la rebelión justa de los macabeos…la conquista y la destrucción de Jerusalén por Tito en el año 70 de nuestra era, la expulsión de los judíos de Jerusalén en 135 por el emperador romano Adriano y finalmente la conquista musulmana a Jerusalén en 640.

-Sionistas...

-El sionismo es un movimiento social-político nacionalista, nacido en el año 1880 con Teodoro Herzl con el fin de animar a todos los judíos a volver a su tierra prometida, Israel, y crear un estado judío.

-Y judíos...

-Como decía, el judaísmo es una nación, un pueblo, una raza y una religión constituida sobre el monoteísmo: “Creer, adorar y amar el único Dios verdadero”. El Tanaj o la Biblia judía es un guía de conducta para el ser humano. Los 613 mandamientos (mitzvot) enseñan cómo vivir día a día de acuerdo con las palabras de Dios.

-¿Qué supuso para la historia judía la destrucción del templo?

-Desde el punto de vista religioso, la destrucción del Templo de Jerusalén supuso la pérdida espiritual más importante de los judíos, que todavía hoy recuerdan en el día de duelo de Tisha b’Av. Además, los registros genealógicos judíos fueron destruidos también en el año 70, cuando los romanos destruyeron Jerusalén. Hoy día ningún judío puede determinar con exactitud de qué tribu desciende. Con el tiempo el término “judío” se aplicó a todo israelita, no solo a un descendiente de Judá.

-¿Qué pasó después?

-Los romanos dieron el nombre de Palestina a la tierra de Israel. Lo tomaron del nombre del pueblo filisteo, que era minoritario en el territorio. Los árabes, un pueblo semita procedente del interior de la península arábica, conquistaron Palestina en el año 640, con el segundo califa ortodoxo Omar a la cabeza. Ese mismo año Omar construyó la mezquita que lleva su nombre, la "mezquita de Omar” en Jerusalén. Más tarde, en el año 691, el califa de los Omeya `AbdulMalik bin Marwan construyó la Cúpula de la Roca sobre la parte más alta de la mezquita de Omar, y sobre el Monte Moriah, que es donde los judíos y los cristianos creen que Abraham estaba dispuesto a ofrecer a su hijo Isaac como sacrificio a Dios (Génesis 22:1-14).

-¿Cómo ve hoy el judaísmo a Jesucristo?

-En el judaísmo y para los judíos existe una profecía muy importante, en la Torá (Deuteronomio 18, 18-19): “Yo les suscitaré, de en medio de sus hermanos, un profeta semejante a ti, pondré mis palabras en su boca, y él les dirá todo lo que yo le mande. Si alguno no escucha mis palabras, las que ese profeta pronuncie en mi nombre, yo mismo le pediré cuentas de ello”. Para nosotros, los cristianos, esta profecía se cumplió con la llegada de Jesús como el Mesías. Los judíos todavía están esperando el cumplimiento de esta profecía, es decir, están esperando el Mesías, su esperanza, para llevarlos a la tierra prometida, viviendo juntos en paz y armonía para siempre en un paraíso terrenal. Los judíos no creen en Jesús como el Mesías. ¡Y "con razón”! Porque si creen en Jesús como el Mesías, deben de convertirse en cristianos y disolver su religión, el judaísmo.

-¿Qué es Palestina?

-El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel. Pero no es el nombre original de ese país. Los romanos asignaron ese nombre en el siglo II d.C. En el año 135, Adriano castigó a los judíos y algunos historiadores dicen que en este periodo de tiempo fue posiblemente cuando los romanos le dieron el nombre a Judea de Palestina en honor de los Filisteos, enemigos amargos de Israel durante muchos siglos, como un insulto para los judíos. Los romanos escogieron este nombre porque ellos sabían que eso sería una abominación para los judíos. En el año 640 los árabes musulmanes conquistaron Jerusalén y los habitantes de la ciudad fueron arabizados. Los árabes palestinos de hoy día insisten en que ellos habitaron la tierra de Canaán antes de que Dios se la diera a Israel. Pero los cananeos eran camitas, no eran de ascendencia árabe, que procede de Sem, son semitas.

-Hay tanto en la Biblia que desconocemos...

-Felizmente soy un apasionado y fiel lector incansable de la Biblia, Antiguo y Nuevo Testamento. Tengo un programa propio: todos los años empiezo en enero y termino en diciembre, para leer toda la Biblia desde el primer libro, Génesis, hasta el último libro, Apocalipsis.

-¿Qué consejos ofrece a quien quiera introducirse en su lectura?

-Para entender la Biblia, en general hay que leerla con mucha atención, desde el principio hasta el final, con una mente muy abierta. Es verdad que hay libros en la Biblia más difíciles de entender que otros y hay que buscar ayuda. No es menos cierto que hay libros, versículos o relatos en la Biblia que ayudan o confortan en momentos difíciles, tristes o de decaída.

-¿Por ejemplo?

-A mí me gusta mucho leer los salmos y los proverbios todos los días por la noche, me ayudan muchísimo a dormir y a levantarme al día siguiente con mucha energía positiva. Mis preferidos son: “El Señor es mi Pastor, nada me faltará” (Salmo 23); “Feliz es el hombre que teme a Dios, que anda en sus caminos” (Salmo 128,1); y “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento” (Proverbios 3,5).

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 25/01/2018 - Comisión Permanente del Poder Legislativo Sesión especial por Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto 10 hs. Cámara de Senadores Palacio Legislativo

Últimas noticias por Categoría