Noticias

08/03/2018

Por la Esc Esther Mostovich de Cukierman. (para CCIU)

Los trabajos de la mujer.




Dedicado al Día internacional de la Mujer

¿Qué profesiones femeninas recuerda la Biblia? Muchos de estos trabajos siguen hasta el día de hoy, sin grandes cambios. Maimónides expresa: “La gloria de la hija del rey está en su hogar”. La gloria de la mujer, está en el interior de la casa. En lo que hasta hoy se llama “ama de casa”. Cuidar la casa y ayudar en la tarea del marido, ya fuera labranza de tierra, aprendiz de artesano o asistente de comercio.

Costurera.

Después de darle trabajo de esposa y madre, el siguiente trabajo para Eva, esta vez compartido con Adán, fue coser. (1) “Supieron que estaba desnudos, cosieron hojas de higuera y se hicieron algo con que taparse”. Eva y Adán están al principio de su vida como pareja. Como al comienzo de cualquier matrimonio, “ciegos de amor”, ni saben lo que hacen. Se comen el fruto prohibido y se acaba la edad de la inocencia. Aprenden a tener vergüenza de exhibir su propio cuerpo. Entonces el hombre y la mujer buscan ramas finas y con ellas cosen unas hojas para hacerse taparrabos. El midrash elabora: es como si el Señor le hubiera dicho a Adán y Eva: ¡Arruinaron las cosas! ¡Ahora arréglenlas!

Un cuento jasídico. Un rabino muy pobre y muy estudioso, llamado Meir, de la ciudad de Premislav, tenía un hijo que heredó su pobreza y su buena cabeza para estudiar. Se arregló su casamiento con una novia muy rica y de buena familia. En el festejo de boda, el padre de la novia, de familia muy distinguida, se levantó y comenzó a dar un discurso a los invitados: “Sabed, honorables huéspedes, que la novia desciende de una familia muy destacada. Su abuelo fue rabino de tal ciudad, y el padre de éste fue el famoso rabino de tal otra ciudad.” Y siguió hablando de los ancestros familiares, que se remontaban tal vez, hasta los Reyes de Israel. Cuando el padre de la novia terminó su discurso, los invitados se volvieron a rabí Meir, esperando que él hablara. Meir, que era un sabio sencillo y humilde a quien no gustaba dar discursos, se levantó y se limitó a decir: “Estimados huéspedes, mi hijo no tiene prosapia de reyes ni de famosos rabíes. Mi padre era un pobre sastre, y lo que me enseñó fue arreglar lo viejo y no arruinar lo nuevo“.

¿Con que materiales se trabajaron las vestiduras de Adán y Eva? “Rabí Meir dice que el árbol del que comió Adán, el primer hombre, era una viña, porque no hay nada que traiga tantos lamentos al hombre como el vino”. (2) Dice Rabí Nejemiá: “Era una higuera, porque con lo mismo que cometieron la transgresión, luego la repararon. (3) De ahí se deduce una alegoría ético legal: el daño se repara con elementos de la misma especie y calidad.

Dice rabí Itzak: “el primer trabajo es arreglar lo viejo. Los mismos que rompieron las cosas, las tienen que arreglar”. (Hoy diríamos: cada uno es responsable de sus actos y los de sus dependientes que están a su cuidado).

Esas ropas de hojas, sin embargo, no fueron muy duraderas. Evidentemente, no se puede esperar que alguien se cosa túnicas si no aprendió a coser. Una vez fuera del Paraíso, “el Eterno les hace túnicas de piel a Adán y Eva y los viste”. (4) Se supone que en ese momento, Adán y Eva aprendieron a coser. Ser sastre fue oficio que siempre se consideró muy honorable. ¡Mi abuelo era sastre!

Prostituta.

Parece ser el primer trabajo por el cual la mujer recibió un pago directo. Pero dice claramente Deuteronomio. “No haya prostituta entre las hijas de Israel”. Cuando los hebreos entraron a Canaán, en los templos cananitas dedicados a la diosa pagana Astarté, las mujeres ejercían la prostitución religiosa para ganar el favor de la diosa. El Talmud dice que eso condujo a los hebreos a “ir al templo sin profesar la religión de Canaan, pero después se aficionaron y se asimilaron al paganismo”. La Biblia cita también varias mujeres que trabajan como prostitutas, pero son hijas de otros pueblos que se mezclan con los hebreos. Rahab, que no es hebrea, ayuda a los hebreos en la conquista de Jericó. Tamar, que es cananita, al quedar viuda sin hijos, se disfraza de prostituta para poder tener descendencia de la familia de Judá. Dalila, que es filistea, es la mujer que seduce a Sansón.

Nodriza.

Las amas de cría fueron necesarias hasta que a mediados del siglo XX se inventó la leche en polvo como alimento para bebés. En el mundo antiguo la nodriza era mano de obra esclava. Igualmente, aunque fuera en un status de esclava, amamantar significaba buena comida para el ama de cría y era tarea muy buscada y apreciada por las mujeres. Eso se ve en el libro del Exodo, cuando Moisés es puesto en el Nilo dentro de la canastilla, cerca del lugar del baño de la princesa egipcia y Miriam, la hermana mayor de Moisés, se esconde entre las plantas para ser la primera en ofrecer los servicios de un ama de cría y poder así conseguir ese trabajo para su madre, antes que otras siervas hebreas se le adelanten. En el Talmud el trabajo de ama de cría se regula estableciendo obligaciones de la trabajadora. Escuchamos lo que conversan los rabíes. (5) Dice una voz: “Cuando a una mujer le dan un niño para criar no debe amamantar junto con él a su propio hijo ni al hijo de una amiga”. El ama de cría debe dejar a su propio hijo, no puede amamantarlo a él ni a otro niño, sólo puede darle leche al niño al que se obliga. ¿Por qué? Para que no dé al niño propio o amigo toda la leche que el bebé quiera y al ajeno sólo lo que le sobre al final.

“Si la nodriza se contrata por pocos alimentos, igual tiene que comer mucho para tener leche”.- “Y no debe comer lo que pueda dañar la leche”.

-¿Qué es lo que no debe comer?

Observemos el cuidado en el detalle. Debe cuidar su dieta. “Pasto no, tampoco frutas que no estén maduras”.

Ayudante de la casa de baños.

La asistente de la mikvah, el baño ritual, era una mezcla de manicura, peluquera, tisanera y sangradora (ponía sanguijuelas para bajar la presión). Tenía tés para curar cualquier cosa, desde el dolor de muelas, insomnio o el espasmo nervioso.

Posadera.

La mujer ayuda a su marido en lo que sea menester. Si él es agricultor, ella trabaja la tierra, cuida los animales, fabrica queso y manteca. Si el marido es sastre, ella es costurera. Si el marido es escriba, ella aprende a preparar tinta.

Un trabajo femenino que ya figura en la Biblia y fue común hasta el siglo XX fue el de posadera. La mujer del posadero dirige la cocina y la limpieza de la posada, mientras su marido se ocupa de distribuir el vino. Pero la mujer puede quedar al frente de la tarea si enviuda, cosa frecuente en esa época de guerras.

Comerciante.

En las cuevas del Mar Muerto, aparecieron, junto a cartas de Bar Koseba, una cartera con documentos de Babatha, una mujer comerciante, una viuda que a principios del siglo II e.c. manejaba pequeños préstamos, contratos de compraventa de cosechas futuras, arrendamientos de parcelas de tierra. Las cartas de Babatha están expuestas en el Museo del Libro en Jerusalem.

Prestamista en el pequeño préstamo.

Hay casos curiosos que se ven a través de cartas encontradas en la Gueniza de El Cairo a fin del siglo XIX. Uno de ellos es el personaje de Karima, hija de Ammar, una judía apodada Wusha (la deseada, o la salvaje). Su negocio era de pequeña prestamista, las cartas dejan ver cómo funcionaba en la ciudad lo que hoy llamamos el pequeño préstamo con garantía de objetos dejados en prenda. Las señoras no querían ir a pedir dinero en préstamo a un hombre, ese era en general un negocio entre mujeres. El ama de casa llevaba objetos como candelabros o bandejas que posiblemente eran parte de su ajuar de novia, es decir bienes propios de la mujer. Los dejaba en garantía los jueves, para tener dinero suficiente con que comprar vino y velas para su mesa del viernes de noche, recibiendo el Shabat (sábado). Los documentos de la Gueniza revelan que ese negocio no se tomaba como préstamo sino como una venta con pacto de retroventa, la que nosotros llamaríamos acreedora compraba el artículo y era su dueña mientras la vendedora no ejerciera su derecho de volverlo a comprar dentro de un plazo y por un precio establecido de antemano.

La mujer en trabajos de gobierno.

Plantea Maimónides: La afirmación "Coloca sobre ti un rey", (6) se convierte en una prohibición o limitación para la mujer: No se coloca a una mujer como monarca, porque está escrito: "Coloca sobre ti un rey" - rey y no reina, y asimismo para todos los puestos ejecutivos en Israel (ministro, jefe militar), para esas funciones no se nombra sino a varón. Maimónides asemeja a esta prohibición cualquier función de liderazgo administrativo. Tengamos en cuenta que esta idea es una conclusión personal del sabio, no necesariamente compartida.

Ya en 1920 las instituciones nacionales que dirigían la comunidad judía en lo que hoy es Israel, otorgan a la mujer el derecho a participar en las elecciones como electora y como candidata. La decisión fue asumida por las autoridades políticas, que son independientes de dictámenes de autoridades religiosas, pero es interesante que los dos grandes rabinos ortodoxos de la época expresaron opiniones totalmente distintas sobre el tema. El Rabino Kuk, Gran Rabino ashkenazí (7), se opuso radicalmente. Para él y otros rabíes la mujer no podría participar de las reuniones políticas a causa de la falta de recato y el contacto ilimitado entre los sexos que esta actividad política propiciaría. El Gran Rabino sefaradí (8) Uziel, dio un fallo en contra, diciendo: "En cada conversación útil no existe la desvergüenza. Todos los días los hombres se encuentran con mujeres a causa del comercio, y no hay por eso ninguna indecencia". (9)

En Uruguay la mujer tiene derecho a votar y ser elegida desde la Constitución de 1930. La legislación civil del Estado de Israel, desde la Declaración de Independencia de 1948, establece la igualdad de hombre y mujer. La legislación laboral israelí fue pionera para requerir igual paga por igual trabajo, licencia de maternidad y otros privilegios aceptados por un Estado civilmente de tendencia socialista. Pero la ley es una cosa, la práctica otra, lo cual fue revelado por el informe elaborado a partir de 1970 y dado a conocer en 1977. Hemos visto varias mujeres como Ministro en Israel, pero de manera similar a otros países, se ven realmente muy pocas mujeres en el Parlamento y entre los ministros de Estado. Modernamente, las mujeres también son soldados y realizan el servicio militar obligatorio en el Estado de Israel. No solamente como enfermeras, administrativas y servicio civil sino tomando parte de las distintas ramas del ejército.

Educadora.

Desde la antigüedad, muchas mujeres han trabajado como educadoras. Claro que para enseñar, ¡primero la mujer tiene que aprender! Pero esa es otra historia.

Esther Mostovich de Cukierman.

(1)Genesis 3: 6 y 7.

(2)Talmud, Tratado Sanedrín, folio 70 a-b

(3)Génesis, 3:7

(4)Génesis, 3: 21

(5)Talmud Tratado Ketubot, folio 60b.

(6)Deuteronomio 17: 15

(7)Azkenazi . Se llaman así a los judíos provenientes de Europa Central y Oriental.

(8)Sefaradi. Se llaman así a los judíos provenientes de España y la cuenca del Mediterráneo

(9)Ver de Menachem Elon “Cases and and Materials. Ed.Matew Bender & Co. New York - San Fco,1999. Capítulo 24, “ Women Rights” Pags 497 a 522.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones