Noticias

15/03/2018

Clarín, por Katrin Bennhold (The New York Times)

Legisladora palestino-alemana organizó un tour por un campo de concentración para combatir el odio creciente






La idea surgió de la legisladora palestino-alemana Sawsan Chebli, quien afirmó haber sido "transformada" por una visita a un campo de exterminio en su juventud.

La simplicidad y ordinariez de la madera les llegó a los estudiantes de 3er año de secundario que visitaban el campo de concentración nazi de Sachsenhausen, como ningún libro de historia pudo haberlo hecho. "Así es como vivían", susurró Damian, de 15 años, con los ojos fijos en las apretadas filas de cuchetas sin escalones de tres niveles.

Cuando Jakob Hetzelein, un profesor de historia en un distrito de clase obrera del noreste de Berlín, decidió llevar a sus estudiantes a Sachsenhausen, un corto viaje en tren suburbano desde la capital alemana, no estaba seguro de cómo le iría.

Sus lecciones sobre la Alemania nazi habían sido recibidas con poco entusiasmo. En una elección simulada en clase, varios estudiantes habían apoyado al partido Alternativa para Alemania. Hace poco un niño fue sorprendido garabateando una esvástica en la campera de un amigo. Otro hace imitaciones de Hitler cuando cree que Hetzelein no está mirando. Apoya el dedo índice izquierdo debajo de su nariz y extiende su brazo derecho.

Y luego están Mahmoud y Ferdous, refugiados recientes de Egipto y Afganistán, donde el sentimiento anti-Israel rutinariamente se mezcla con el antisemitismo y, a veces, con la negación del Holocausto.

Hetzelein, de 31 años, que solía enseñar en una escuela vocacional donde nueve de cada 10 estudiantes tenían antecedentes turcos o árabes, sabe sobre el antisemitismo ocasional. "Judío" es un insulto popular en algunos campos de fútbol en Berlín.

"Se ha vuelto más difícil enseñar historia", dijo.

La historia de la enseñanza es un pilar de la identidad nacional en la Alemania de la posguerra. Es por eso que Sawsan Chebli, una legislador del Estado de Berlín con herencia palestina, recientemente propuso una idea que es radical incluso para los estándares de un país que ha disecado los horrores de su pasado como ningún otro: hacer visitas obligatorias a los campos de concentración nazis. Para todo el mundo.

"Se trata de quiénes somos como país", dijo en una entrevista reciente en su amplia oficina en el majestuoso ayuntamiento de ladrillo rojo de Berlín. "Tenemos que hacer que nuestra historia sea relevante para todos: los alemanes que ya no sienten una conexión con el pasado y los inmigrantes que se sienten excluidos del presente".“

Es una forma poderosa de mantener viva la memoria y dar sentido a nuestro mantra de nunca más. Pero tenemos que volver a la esencia de lo que se trata: se trata de defender los derechos humanos y los derechos de las minorías, todas las minorías.

Los neonazis se sienten alentados por la llegada de Alternativa para Alemania, el primer partido de extrema derecha en irrumpir en el Parlamento desde la Segunda Guerra Mundial. Y existe la preocupación de que la reciente absorción de más de 1 millón de inmigrantes, muchos de ellos de Medio Oriente y muchos musulmanes, haya creado inadvertidamente incubadoras de un tipo diferente de antisemitismo, una que se esconde detrás de las injusticias del conflicto israelí-palestino, pero a menudo volviendo a viejos estereotipos odiosos, también.

Chebli se sintió motivada a actuar luego de ver un grupo de inmigrantes árabes, incluidos palestinos-alemanes como ella, quemar una bandera israelí debajo de la Puerta de Brandenburgo en diciembre mientras cantaban "Muerte a Israel".

Chebli dice que visitar un campo de concentración no es una panacea, pero puede ayudar. Ella visitó uno cuando era una mujer joven. La experiencia la cambió, dijo.

Los musulmanes también

Durante su visita a Sachsenhausen, los adolescentes se congregaron alrededor de su guía en el vasto patio triangular del campo, su perímetro aún salpicado de torres de control.

Sachsenhausen no era un campo de exterminio, aunque se cree que decenas de miles de reclusos murieron aquí; esos campos fueron construidos por los nazis fuera de Alemania. Pero era el centro neurálgico de dos docenas de grandes campos de concentración dirigidos por los nazis.

"¿Alguien sabe quién estuvo encarcelado aquí?", preguntó a la clase.

Nelson, un chico con el pelo hasta los hombros, levantó dubitativamente la mano. "¿Judíos?". Había prisioneros judíos en Sachsenhausen. Pero a diferencia de los campos de exterminio, eran una minoría. De más de 200 mil reclusos a lo largo de los años, unos 40 mil eran judíos. Muchos murieron aquí.

El régimen nazi atacó a muchos, explicó Aegerter, como comunistas, clérigos, homosexuales, gitanos y discapacitados. Pero también aquellos considerados "antisociales": los desamparados, los desempleados, los que dependían de la beneficencia y los niños con pelo largo - los ojos de Aegerter se quedaron con Nelson -o con demasiadas amigas, o con una debilidad por la música estadounidense, como el jazz o el swing.

Cuando Sachsenhausen fue liberado, dijo, 9 de cada 10 prisioneros eran extranjeros, procedentes de 45 países. También hubo musulmanes.

"¿Musulmanes también?", dijo Ferdous más tarde. "No sabía eso".

Construyendo puentes

Aegerter, un joven historiador, dice que su objetivo central durante las visitas al campamento es dar vida a lo que es un espacio vacío, hacer que los estudiantes visualicen la vida allí y finalmente crear un puente entre el visitante y el prisionero, entre el presente y el pasado.

Para ganar a los jóvenes musulmanes en la lucha contra el antisemitismo, dijo Chebli, Alemania también tiene que luchar contra la islamofobia.

"Es mucho más fácil para mí persuadir a un joven musulmán de la relevancia del Holocausto si reconozco su propia experiencia de discriminación y creo ese vínculo", dijo Chebli.

A veces, crear un vínculo con los jóvenes alemanes es igual de difícil, señala Aegerter.

Ahora de 34 años, creció en el estado oriental de Brandeburgo en la década del '90. Las esvásticas eran algo común en su ciudad: garabateadas en el interior de los cubículos de los inodoros. Graffiteadas en las paredes. Un chico de su clase se había tatuado una en la canilla. Fue solo después de que ella y algunos amigos se quejaran de que le pidiera al chico que usara pantalones largos durante las clases de deportes.

En estos días, Aegerter tiene profesores que lo llaman por teléfono para compartir sus preocupaciones sobre las tendencias de extrema derecha entre sus estudiantes.

Una maestra le dijo antes de una visita a la clase que había planeado el viaje específicamente porque le preocupaba que tres niños entraran al territorio neonazi. Pero ese día, los tres llamaron para dar parte de enfermo.

"Tristemente, esa no es la excepción", dijo Aegerter.

En algunos casos, dijo, son los padres que le dicen a los maestros que no quieren que sus hijos visiten un campo de concentración.

Cuando los estudiantes vienen, puede ser transformador, dijo Morsch, quien ha sido director del monumento durante 25 años.

"Sería ingenuo esperar una gira de dos horas para convertir a los neonazis en antifascistas", dijo Morsch. "Pero denos un poco de tiempo, y podemos lograr mucho".

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 24/04/2018 - CONSEJO URUGUAYO DE MUJERES JUDIAS invita a la charla del Cónsul de Israel en Uruguay Sr. Ariel Bercovich tema:"Israel cumple 70 años: Oportunidades y Desafíos" Beit Jadash N.C.I. hora 16 00 Entrada libre
  • 24/04/2018 - Comunidad Israelita Sefaradí. Conferencia Sincronicidad - Según la Kabala y la Astrología Kabalística Charla con Licenciado Norberto Linietsky. 18:30 hs. Centro Maimonides
  • 25/04/2018 - NCI El Omer: 4 charlas sobre temas que nos ocupan (1ª)

Últimas noticias por Categoría