Noticias

08/03/2017

Por la Esc. Esther Mostovich de Cukierman

Las mujeres en el Criptojudaísmo Latinoamericano.

Descendientes de criptojudíos que han vuelto al judaísmo en el Amazonas




En el Día Internacional de la Mujer, una mirada a las mujeres que mantuvieron el criptojudaísmo en la época colonial de Brasil y el Río de la Plata.

Los expedientes de los procesos de la Inquisición en América fueron secretos durante siglos. A fines del siglo XX, se abrieron al estudio de los interesados. Sus páginas traen miles de historias de la vida de los acusados por la Inquisición. Una fuente hasta ahora inexplorada de datos que no figuran en ninguna otra parte.

¿Dónde están esos archivos? Los de la Inquisición española en América están en bibliotecas públicas de cada una de las ciudades donde funcionó, México, Lima, Cartagena de Indias (Colombia). Portugal nunca estableció tribunales de Inquisición en América, pero desde 1536 vinieron a Brasil visitas inquisitoriales. Sus archivos estaban en la Biblioteca Nacional de Rio de Janeiro, fueron trasladados al Archivo Nacional Torre de Tombo de Lisboa, allí realizaron su investigación de doctorado la Prof. Anita Waingort de Novinski de la Universidad de San Pablo y varios de sus alumnos.

Los archivos de la Inquisición mostraron muchas cosas, de eso consta el estudio “Las raíces hebreo sefaraditas en la población criolla latinoamericana”, que con ayuda del Señor, espero llegar a ver publicado.  Aquí estamos dirigiendo la vista a las matriarcas de esas familias.

Algo más de la mitad de los procesados por la Inquisición, fueron mujeres. Muchas de esas mujeres, cerca de la mitad, sabían leer y escribir, incluso las más pobres. Y tengamos presente que en la época colonial, las mujeres eran en su gran mayoría, analfabetas. Las procesadas pertenecían a todos los ámbitos de la sociedad colonial. Hijas y esposas de familias pobres, sirvientas, pero especialmente mujeres de familias ricas, integradas por gente distinguida, artesanos, comerciantes, propietarios de tierras, ingenios azucareros, médicos, jefes militares, monjas, curas y dignatarios católicos. La Inquisición investigaba los antecesores de los acusados hasta la 10ª generación. Eso permitió descubrir que prácticamente, todos los procesados por la Inquisición, tanto española como portuguesa, descendían de judíos sefaraditas asentados en Portugal. Esto tiene una clara explicación histórica.

Las conversiones al catolicismo en España se realizaron a lo largo de un siglo, entre 1391 y 1492. Siendo católicos, los sefaraditas conversos de España pudieron ingresar a todas las profesiones que como judíos, tenían vedadas: la abogacía, el ejército, las Universidades, las jerarquías en la Iglesia Católica y también se asimilaron con las familias cristianas viejas, aún las más nobles.

A Portugal llegaron muchos nuevos conversos de España a partir de 1391. Pero aquí los sefaraditas descendientes de conversos no tuvieron derechos civiles iguales a los cristianos viejos y no se integraron a la sociedad cristiana portuguesa. En Portugal, los descendientes de cristianos nuevos continuaron casándose entre ellos, manteniendo sin hacer ruido sus rabinos, sus dirigentes y sus instituciones comunitarias. Y lo más importante, en Portugal, todos los judíos, sin importar cuándo llegaron al país, fueron convertidos a la fuerza, en Lisboa, en 1497. Esa conversión forzosa, colectiva y terriblemente trágica porque muchas familias prefirieron matar a sus hijos y suicidarse antes de aceptar el catolicismo, dio a los conversos de Portugal un sentido de dolorosa memoria colectiva y unidad nacional tan fuerte que ese grupo tomó el nombre de “Nación”. Mantuvieron por siglos, una fuerte inclinación a anudar lazos de comercio y matrimonio entre ellos.

Las mujeres procesadas muchas veces, tienen distinto apellido que sus padres, sus maridos, sus hermanos y sus hijos. Los expedientes mencionan dos o más nombres y apellidos con que son conocidas. Eso corrobora que para evitar ser encontrados, los descendientes de conversos adoptaron tres prácticas comunes: Cambiaron su ciudad de residencia, buscaron otra profesión y tomaron otro apellido.

Estudiando los siglos XVII y XVIII en Brasil y el Río de la Plata, puede verse que muchos procesados por la Inquisición, llegaron a América desde España porque pasaron de Portugal a España mientras ambos países estuvieron unidos, entre 1580 y 1640, por estar en el trono Felipe II, como heredero de ambas casas reinantes. Pero la Inquisición buscó sus antecesores y llegó a judíos de Portugal.

¿De qué acusaba la Inquisición a las mujeres? Las acusaban del pecado de “judaizar” por no cocinar cerdo ni conejo en la casa. Por ponerse camisa limpia el sábado. Por ayunar algún día de setiembre en recuerdo del “Dia Grande” (así era conocido Yom Kipur, Día del Perdón). Un ayuno era quizás la forma menos peligrosa de celebración, pero requería precauciones. La Inquisición reveló ardides curiosos. Por ejemplo, enviaban a los sirvientes a un recado y se ensuciaban los platos para dar la impresión de que todos habían comido. Otras veces, la familia simulaba una pelea a la hora de la comida, para que alguno, dándose por ofendido, saliera dando un portazo y todos los familiares detrás de él, para consolarlo. Acusaban a las mujeres - por lo general, no a los hombres- de guardar, los miércoles de la semana de Carnaval, el ayuno de la reina Ester, o Santa Ester como la llaman. Las mujeres criptojudías se identificaban con Ester porque esta heroína bíblica mantuvo en secreto su origen y su parentela. La memoria de Ester les daba esperanzas, porque Ester logró la liberación del pueblo hebreo.

Algunas mujeres contaron a los inquisidores cómo ellas mismas sacrificaban las aves con un corte en el pescuezo según les había enseñado su madre, probando antes el cuchillo para asegurarse de su buen filo y dejando desangrar al animal. Las mujeres lo llamaban costumbre de familia, sin saber que eran normas hebreas.

En los expedientes de todos los procesados por el delito de judaizar, aparece siempre la misma pregunta: ¿quién fue que le enseñó? Todas las respuestas nombran a una mujer mayor de la familia. Una abuela, tía, prima, enseñaba a los jóvenes, qué tenían que hacer si eran procesados por la Inquisición .Tenían que confesar que eran judaizantes y arrepentirse de su herejía. “Confiesa o muere”, decía el Inquisidor y esa alternativa era real. En los expedientes, hombres y mujeres, todos confiesan que creen que la salvación es posible según la Ley de Moisés y no, según la Ley de Cristo. Esa es llamada por varios autores la “doctrina marrana” que según el historiador Cecil Roth, adopta del catolicismo la idea de la salvación del alma por creer en Jesús y la traslada a la aceptación de la Ley de Moisés. Esa era la confesión que quería arrancar el tribunal de la Inquisición y sus medios de tortura lograban que los procesados confesaran lo que el tribunal quería.

La Inquisición fue abolida oficialmente en 1834 en los dominios de España y en 1821 en Brasil y los dominios de Portugal. En las colonias americanas, terminó antes, cuando cada país logró su independencia.

Mientras hubo Inquisición, existieron judíos ocultos o criptojudíos. Su criptojudaísmo se expresaba en muy pocos elementos. Uno era el orgullo por sus orígenes hebreos. El segundo, la lealtad a los antecesores. El tercero, el deber de la memoria.

Recordar el propio origen es un mandato del Pentateuco, que en este caso se convirtió en primordial. Los miembros de la “Nación” compartieron, según dice el historiador Natan Wachtel, la fe del recuerdo. Prohibida la Sinagoga, la escuela, el estudio, sin autoridades religiosas, sin maestros, sin libros, todas las celebraciones tenían que realizarse en la casa y en secreto. Un libro, un calendario hebreo, hubiera delatado a toda una familia. Las mujeres de la casa fueron quienes llevaron adelante la memoria y el recuerdo, prendiendo velas antes de la cena de los viernes en familia, dando alguna bendición con palabras que cada una sentía. Hombres y mujeres pudieron ser de ese modo, durante varios siglos, cristianos para el mundo y judíos en la casa. Gradualmente los recuerdos se fueron olvidando y el criptojudaísmo desapareció. Los descendientes de conversos terminaron asimilándose a la población criolla americana.

La profesora Anita Novinski ha conducido varias investigaciones de las que resultan que varias familias, desparramadas en pequeñas poblaciones del Sertao, al Noreste de Brasil y en poblaciones más al Sur como en Campinas, se han casado desde hace siglos, siempre entre ellas. En estos últimos años, han descubierto que ciertas costumbres familiares de las dueñas de casa, como esconderse en habitaciones cerradas los viernes a la noche para prender velas y no cocinar cerdo, revelan sus antecedentes hebreos. Algo similar ha sucedido en pequeñas poblaciones de la Amazonia. Algunos de ellos están buscando volver a vivir como judíos.

Fueron las mujeres descendientes de sefaraditas conversos quienes enseñaron a sus familias a recordar su origen hebreo. A través de 10, 20 generaciones, sin real comprensión ni conocimiento de la religión hebrea, fueron las mujeres quienes se acordaron de recordar, a pesar de las persecuciones y del miedo. Ellas merecen que nosotros recordemos su historia.

Esther Mostovich de Cukierman

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 24/09/2017 - NCI Presentación del libro "Ehieh, una cábala para el mañana" de Arthur Green A cargo del Rab. Dany Dolinsky y el Dr. Daniel Fainstein, Decano de Estudios Judaicos de la Universidad Hebraica de México. La presentación se llevará a cabo a las 19 hs. y la asistencia es libre.
  • 24/09/2017 - NCI Taller: Una espiritualidad judía para nuestro tiempo Explorando las preguntas fundamentales para vivir mejor A cargo del Dr. Daniel Fainstein, Decano de Estudios Judaicos de la Universidad Hebraica de México El taller se llevará a cabo entre las 16 y las 19 hs. Cupos limitados / Inscripción previa imprescindible
  • 29/09/2017 - NCI Iamim Noraim para chicos: Una experiencia única para disfrutar de los Iamim Noraim. Iom kipur: Viernes 29/9 19.00 a 21.00 hs.

Últimas noticias por Categoría