Noticias

10/05/2017

El Nuevo Herald, Por Roland J. Behar

La Unesco y Jerusalén





Jerusalén es la eterna capital del pueblo hebreo, como lo es Madrid para los españoles, París para los franceses, Roma para los italianos. Israel es el único estado en toda la región cuya existencia ha sido acordada por las Naciones Unidas. La conexión histórica y espiritual del pueblo hebreo con Jerusalén es innegable. Así lo apuntó la viceministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Hotovely: “… Israel no necesita legitimidad de las organizaciones políticas por su inquebrantable conexión histórica con nuestra capital eterna Jerusalén, una conexión de más de 3,000 años que habla desde todas las piedras de la ciudad”.

Aunque Jerusalén aparece en la Biblia hebrea 669 veces, no se menciona en el Pentateuco. En cambio, cuando se refiere a Jerusalén, emplea la expresión “el lugar que Dios escogerá”. La guerra por arrebatarle Jerusalén a los judíos no se detiene, transcurre en sus calles a través de actos terroristas y se lleva a cabo en los salones de la ONU, la UNESCO y la Unión Europea.

La resolución 250 de la Asamblea General “... exhorta a Israel a abstenerse de realizar desfiles militares en Jerusalén...” La 251 “...deplora profundamente el desfile militar israelí en Jerusalén desafiando la resolución 250...” La Resolución 252 “...declara que los actos de Israel no son válidos para unificar Jerusalén como su capital...” La resolución 271 “...condena el incumplimiento de Israel de resoluciones de la ONU sobre Jerusalén...”

Durante la ocupación jordana de Jerusalén entre 1948 y 1967 se respetaron la mayoría de los lugares sagrados cristianos y los lugares sagrados musulmanes fueron renovados. Pero los sitios sagrados judíos fueron dañados y destruidos, las Legiones árabes expulsaron a los residentes judíos de la ciudad vieja y permitieron que musulmanes árabes se instalaran en el barrio judío.

La Mezquita de Al Aqsa fue construida por el califa musulmán Al-Walid 20 años después de erigirse la Cúpula de la Roca, en el año 711, en un extremo de la plataforma del Monte del Templo identificando el lugar desde el cual Mahoma (según ellos) ascendió al cielo sobre las ruinas de los dos templos judíos en lo que fue centro de su creencia hasta antes de su destrucción por los romanos para construir un templo pagano. La mezquita recuperó su función original cuando Saladino tomó la ciudad en 1187, y desde entonces está bajo control musulmán.

En octubre del 2016 la UNESCO aprobó una resolución contra el derecho de los israelíes a su conexión histórica y espiritual con sus lugares sagrados. Este año, coincidiendo con el aniversario de su fundación, Israel vuelve a ser atacado por la UNESCO sobre las mismas premisas.

El primer ministro Benjamín Netanyahu dijo el martes, antes de la votación programada, que Israel “no cree en la UNESCO”. El primer ministro agregó: “No hay otra gente para quien Jerusalén sea tan santa como para el pueblo judío, a pesar de que en la UNESCO se está celebrando hoy una discusión que tratará de negar esta simple verdad”.

La resolución de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) el martes describió a Jerusalén como “ocupada” y declaró que la soberanía de Israel sobre la ciudad es “nula e inválida”.

La resolución fue respaldada por 22 países, se opusieron 10 y hubo 23 abstenciones, etiquetó a Israel como “potencia ocupante” y le pide que cese sus “excavaciones persistentes, túneles, obras y proyectos”.

La resolución que afirmó la importancia de la Ciudad Vieja para las tres religiones monoteístas acusó a Israel de tomar acciones que “han alterado o pretenden alterar el carácter y el estatus de la Ciudad Santa”.

La resolución también condenó el bloqueo impuesto por Israel en Gaza.

La resolución fue presentada por: Argelia, Egipto, Líbano, Marruecos, Omán, Qatar y Sudán. Suecia fue el único país de la UE que votó por la resolución.

El líder del Partido Laborista, Isaac Herzog, escribió en Facebook: “La Unesco traiciona su misión y da un mal nombre a la diplomacia ya las instituciones internacionales. Quien quiera reescribir la historia, distorsionar los hechos e inventar por completo la fantasía de que el Muro Occidental y el Monte del Templo no tienen conexión con el pueblo judío, está diciendo una terrible mentira que sólo sirve para aumentar el odio”.

La-sha-NAH hah-bah-hah beru-sha-LAH-layim, “El año que viene en Jerusalén”. Esto han cantado los judíos en sus rezos por miles de años, gracias a D-os es una realidad tangible para millones de judíos en Jerusalén, y una certeza para los judíos de la diáspora de que es una posibilidad realizable. No importa que la ONU, la UNESCO, la UE y los antisemitas clásicos hayan reciclado el antisemitismo individual en el anti Israelismo, Jerusalén, la ciudad de David seguirá siendo, si D-os quiere, la capital eterna e indivisible del Estado Judío de Israel. ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Últimas noticias por Categoría