Noticias

09/10/2018

Noticias de Israel- por Raymond Ibrahim

Idea de Irán de los “Derechos Humanos”: perseguir cristianos




Irán no solo persigue a sus minorías cristianas, sino que también trata de obligarlos a abrazar el Islam, a pesar de que Rouhani presume ante la ONU que “Irán no busca imponer su religión oficial a otros”.

En un discurso ante las Naciones Unidas el 20 de septiembre de 2017, presumiblemente como una forma de apoyar su afirmación de que Israel es un “régimen deshonesto y racista que pisotea los derechos más básicos de los palestinos“, el presidente iraní Hassan Rouhani retrató repetidamente a su gobierno como dedicado a la “moderación y respeto por los derechos humanos”, agregando:

“En Irán nos esforzamos por construir la paz y promover los derechos humanos de los pueblos y las naciones. Nunca toleramos la tiranía y siempre defendemos a los que no tienen voz. Nunca amenazamos a nadie …

Solo hay que mirar a los cristianos de Irán, que forman el 1% de toda su población, para probar estas afirmaciones. A diferencia de la persecución que otras minorías cristianas experimentan en las naciones de mayoría musulmana, que a menudo está en manos de individuos, turbas o terroristas profesionales musulmanes, el principal impulsor de la persecución cristiana en Irán es el propio gobierno.

La Lista Mundial de Vigilancia de 2018, compilada por Open Doors, una organización de derechos humanos que destaca la persecución mundial de los cristianos, lo deja claro. Irán se encuentra entre las diez peores naciones donde los cristianos experimentan una “persecución extrema”:

Mientras que la mayoría de la persecución de los cristianos en la región del golfo árabe proviene de la sociedad o de grupos islámicos radicales, la principal amenaza para los creyentes en Irán proviene del gobierno. El régimen iraní declara que el país es un Estado islámico chiíta y está expandiendo constantemente su influencia. Los intransigentes dentro del régimen se oponen vehementemente al cristianismo y crean graves problemas para los cristianos, particularmente los conversos del Islam. Cristianos y otras minorías son vistos como amenazas para este fin, y son perseguidos como resultado. La sociedad iraní en su conjunto es más tolerante que su liderazgo, gracias en parte a la influencia del islam Sufi moderado y místico.

La mayor parte de la persecución del régimen iraní parece dirigida contra cristianos protestantes y musulmanes convertidos a ramas del cristianismo, como las cepas evangélica, bautista y pentecostal. Debido a que se les niega el derecho a construir iglesias, los cristianos a menudo recurren a reunirse y adorar en secreto. Los informes de que las autoridades iraníes irrumpen en tales reuniones de iglesias en casas, arrestan y arrastran a muchos, si no todos, los cristianos actuales se han vuelto cada vez más comunes.

Al analizar esta tendencia, Middle East Concern, otra organización de derechos humanos, dice:

Muchos iraníes han estado convirtiéndose al cristianismo y es algo que las autoridades claramente están muy descontentos. Así que hay arrestos periódicos, detenciones y encarcelamientos. Últimamente ha habido muchos cargos que sugieren una represión aún mayor: sentencias de 10 a 15 años en algunos casos para los cristianos. Y generalmente, las autoridades sugerirán que esto es el resultado de socavar el Estado o de buscar colaborar contra el Estado y usar más cargos políticos que las leyes de apostasía o blasfemia.

En junio de 2017, por ejemplo, cuatro musulmanes conversos al cristianismo, que fueron arrestados un mes antes en redadas en iglesias en casas, fueron sentenciados a 10 años de prisión.

“Los cuatro hombres fueron acusados ​​oficialmente de ‘actuar contra la seguridad nacional’, un cargo general a menudo utilizado por el gobierno iraní para castigar a diferentes tipos de disidentes religiosos y políticos. El gobierno a menudo lo usa contra los conversos en lugar del cargo de apostasía, según los defensores de la libertad de religión, en un intento por evitar el escrutinio internacional”.

Más recientemente, otro converso al cristianismo, Naser Navard Gol-Tapeh, preguntó acerca del cargo por el cual fue condenado: “Acción contra la seguridad nacional mediante el establecimiento de iglesias en casas”. En una carta abierta de agosto de 2018 al tribunal iraní que lo condenó a diez años de prisión, le preguntó:

“¿Es el compañerismo de algunas hermanas y hermanos cristianos en la casa de alguien, cantando canciones de adoración, leyendo la Biblia y adorando a Dios actuar contra la seguridad nacional? ¿No es una clara violación de los derechos civiles y humanos, y una injusticia absoluta recibir una sentencia de diez años de prisión solo por organizar iglesias en casas?”.

“…Aunque la razón oficial por la que las autoridades iraníes dan todas estas detenciones y convicciones es que tales actividades cristianas equivalen a “crímenes contra la seguridad nacional”, parece que la verdadera razón es la hostilidad hacia otras religiones que no sean las denominaciones religiosas indígenas de Irán. Por ejemplo, “aunque el gobierno es anticristiano, otorga algunas libertades limitadas a las iglesias cristianas históricas [no protestantes]”, según la Lista de Vigilancia Mundial.

“Se les permite a [comunidades indígenas ortodoxas y católicas] predicar a sus compatriotas en su propio idioma, pero tienen prohibido ministrar a personas de origen musulmán. Los miembros de estas iglesias históricas son tratados como ciudadanos de segunda clase, y han denunciado su encarcelamiento, abuso físico, hostigamiento, discriminación, y penas de cárcel, particularmente para llegar a los musulmanes”.

Incluso las iglesias indígenas históricas son blanco de destrucción por las autoridades iraníes.

Irán no solo persigue a sus minorías cristianas, sino que también trata de obligarlos a abrazar el Islam, a pesar de que Rouhani presume ante la ONU que “Irán no busca … imponer su religión oficial a otros porque tenemos tanta confianza en la profundidad de nuestra cultura, la verdad de nuestra fe, la tenacidad y la longevidad de nuestra revolución.”

En un caso, el gobierno “ordenó a los niños pertenecientes a las familias de uno de los movimientos de iglesias en casas más grandes del país estudiar las enseñanzas islámicas del Corán y el chií o enfrentar la expulsión de la escuela”, señala un informe . La política “priva a los niños cristianos de educación primaria y secundaria a menos que acepten una instrucción religiosa que no se ajuste a su fe”. Como lo explicó un cristiano iraní que vive escondido:

“Rouhani quiere demostrar que es un buen musulmán persiguiendo a los cristianos … La mayoría de los nuevos cristianos son ex musulmanes … Las autoridades están tratando de erradicar el cristianismo, al igual que el grupo del Estado Islámico, pero más inteligente”.

Muchos cristianos que eventualmente escapan de Irán y sus prisiones dejan en claro que presionarlos para que se conviertan al Islam era una táctica estándar. Un informe de octubre de 2017 dice que había “obtenido informes confirmados de que habían sido golpeados en la cárcel y amenazó con que si no renunciaban a su fe en Cristo y se apartaban de su fe cristiana, se verían obligados a abandonar el país o ser golpeados para muerte”.

De manera similar, mientras relataban sus experiencias en el sistema carcelario de Irán, dos mujeres conversas al cristianismo dijeron que “se les pidió repetidamente que negaran su fe cristiana” y “se les negó el tratamiento médico debido a su fe y que se las veía como infieles sucias.”

“Podemos hacer cualquier cosa con usted y nadie puede detenernos”, informaban regularmente sus interrogadores islámicos. “Aquí estamos, la ley, y podemos hacer lo que queramos … Si no nos da la información que necesitamos, le pegaremos hasta que vomite sangre.”

“Nos trataron como animales”, recordaron las mujeres.

“Si el caso de un prisionero recibía atención de los medios de comunicación internacionales, dejaban de torturarlos o violarlos porque sabían que el mundo los estaba observando … Oímos hablar de muchos casos de prisioneros que no tenían voz afuera, y les sucedieron muchas cosas”.

La ironía es que el propio Rouhani insinúa que el compromiso de Irán con los derechos humanos no incluye a los no musulmanes. En un momento de su discurso en la ONU, dijo que “los derechos humanos y de los ciudadanos, junto con la búsqueda de la justicia y los valores islámicos, han constituido las demandas más importantes del pueblo iraní … particularmente en la Revolución Islámica de 1979”. Evidentemente, cualquier iraní que tenga “valores cristianos” no cuenta.

En otra parte, Rouhani dijo:

“Es simplemente imposible que alguien aspire a lograr estabilidad, prosperidad y desarrollo a largo plazo, mientras que los musulmanes en Yemen, Siria, Irak, Bahrein, Afganistán, Myanmar y muchos otros lugares viven en la miseria, la guerra y la pobreza”.

¿Por qué Rouhani hizo hincapié en los “musulmanes”? ¿Por qué no decir “todas las personas” en Siria, Irak, etc.? Una vez más, al parecer, la “miseria” de los no musulmanes que viven en esos países no merece mención.

Hasta el momento en que Irán pueda demostrar que se preocupa por los derechos humanos de todos, incluidos los no musulmanes que viven dentro de sus fronteras, todas las grandes conversaciones sobre los derechos y los palestinos deben verse por lo que son: hipocresía, mentiras y una agenda política falsa.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones