Noticias

04/07/2017

Iton Gadol

Hace 41 años, Israel llevó a cabo la Operación Entebbe en Uganda




El 4 de julio de 1976 un cuerpo de elite del Tzahal (Fuerza de Defensa de Israel) realizó un operativo que permitió liberar a los rehenes israelíes y judíos de otros países que terroristas tenían retenidos en el aeropuerto de Entebbe en Uganda, gobernada por Idi Amin.

Una semana antes, el 27 de junio, un avión de Air France procedente de Tel Aviv, que trasportaba 248 pasajeros y 12 tripulantes, despegó de Atenas con destino a París. Minutos después fue secuestrado por dos miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina y dos integrantes de las Células Revolucionarias alemanas, y fue desviado a hacia Benghazi, Libia, donde permaneció siete horas, se reabasteció de combustible y fue liberada una de las rehenes.

El 28 de junio el avión aterrizó en Entebbe, donde se unieron a los secuestradores otros cuatro terroristas apoyados por las fuerzas militares ugandesas que avalaron los reclamos de los secuestradores.

Éstos dividieron a los rehenes en dos grandes grupos: uno integrado por los judíos, israelíes y no israelíes, y otro por el resto de los pasajeros del avión y su tripulación, manteniéndolos en la sala de tránsito del aeropuerto.

Los secuestradores exigieron la liberación de cuarenta palestinos detenidos en Israel y otros trece encarcelados en Kenia, Francia, Suiza y Alemania Occidental, informando que si sus demandas no se hacían efectivas, empezarían a matar rehenes el 1 de julio siguiente.

Antes de cumplirse ese plazo decidieron liberar a los rehenes no judíos, embarcándolos en otro avión de Air France que había llegado especialmente con ese cometido a Entebbe. El comandante del vuelo secuestrado, Michel Bacos, se negó a abandonar al resto de los rehenes pues de acuerdo a la ley internacional éstos estaban bajo su responsabilidad. Los miembros de la tripulación lo acompañaron en esa postura.

Luego que fueron liberados los rehenes no judíos, 105 personas, 85 judíos y 20 no judíos entre los que se contaba la tripulación y otros pasajeros, quedaron en poder de los terroristas. Desde el 28 al 30 de junio se realizaron infructuosos intentos para lograr que Idi Amin liberara a los rehenes. El 1 de julio, antes de que venciera el plazo establecido por los terroristas, el gobierno israelí decidió negociar con los secuestradores con la condición de que prorrogaran el plazo para comenzar a liberar rehenes hasta el 4 de julio, lo que fue aceptado por los terroristas.

Poco después se supo el destino final del avión de Air France secuestrado y la inteligencia israelí comenzó a estudiar un plan para liberar a los rehenes, para lo que conformó un grupo de elite de un centenar de miembros.

Por un lado se consultó con la empresa israelí que en los años ’60 había construido el aeropuerto de Entebbe para conocer la distribución del lugar. Por otro se entrevistó a los rehenes liberados, entre los que por error había un pasajero judío. Éstos brindaron información sobre la cantidad de secuestradores y el armamento que poseían.

El 3 de julio el gabinete ministerial israelí, cuyo primer ministro era Itzjak Rabín, aprobó el plan de rescate, operación que se denominó Thunderball, y que, de acuerdo a lo planificado, no podía durar más de 55 minutos.

La operación Thunderball incluía no sólo el vuelo de cuatro aviones Hércules C130 destinados a transportar a los efectivos militares y los elementos que debían utilizar, sino el reabastecimiento de esos aparatos, eliminar la posibilidad de que el batallón de aviones Mic 17 ugandés pudiera interferir en la operación, el aterrizaje de los dos Hércules C130 para dominar a las tropas locales que cuidaban el exterior del aeropuerto, ingresar a la sala de tránsito, reducir a los terroristas, llevar a los secuestrados hasta los aviones y que estos despegaran.

El comandante general de la operación Thunderball en tierra fue el brigadier general Shomron. El comandante operativo, General Yekutiel Adam, estaba a bordo del avión Boing 707 que sobrevolaba Entebe durante la acción en tierra, la que estaba comandada por el Teniente Coronel Yonatan Netanyahu e integrada por 35 hombres especializados en este tipo de operaciones.

A las 23 hs de Israel Yonatan Netanyahu y sus hombres ingresaron a la zona edilicia del aeropuerto, inutilizaron la flotilla de aviones MIC, se apoderaron de la torre de control y se dirigieron a la sala de tránsito donde luego de un intercambio de disparos eliminaron a los terroristas, los cuales mataron a dos rehenes e hirieron a otros once, uno de los cuales murió poco después. También alcanzaron con sus disparos a cinco miembros de las tropas israelíes, uno de ellos el Teniente Coronel Netanyahu, quien falleció mientras su transporte volaba de regreso. Ese operativo duró 53 minutos.

Mientras tanto, otras tropas transportadas eliminaron a las tropas ugandesas que custodiaban el aeropuerto, operación militar que culminó a las 0.30 hs.

El Teniente Coronel Yonatan Netanyahu, que fue ascendido post morten al grado de Coronel, era hijo de Benzión Netahyahu uno de los hombres que conformó el grupo íntimo de Menajem Beguin en los años previos a Iom Haatzmaut y hermano mayor de quien años después sería el primer ministro del Estado de Israel, Benjamin Netanyahu.

Los aviones aterrizaron en el aeropuerto de Nairobi, Kenia, donde los heridos fueron atendidos por médicos israelíes, siendo los más graves internados en un hospital local. El resto de los rescatados fue trasladado a Israel, donde fue recibido por las máximas autoridades del país. La reacción de Idi Amin fue ordenar que se matara a uno de los rehenes judíos que estaba internado en un hospital ugandés y a varios cientos de kenianos que vivían en Uganda. Por su parte, Air France sancionó al comandante Bacos por haberse negado a ser liberado y no se le permitió comandar aeronaves durante un período de tiempo.

Uganda llevó el caso al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas luego de la liberación de los rehenes. Sin embargo, este cuerpo internacional no tomó ninguna medida, pero durante el debate el embajador israelí, Jaim Herzog (que en 1983 fue designado presidente del Estado de Israel) expresó: Nosotros venimos con un simple mensaje para el Consejo: estamos orgullosos de lo que hemos hecho porque hemos demostrado al mundo que para un país pequeño, en las circunstancias de Israel, las cuales a los miembros de este consejo les es por ahora muy familiar, la dignidad del hombre y vida humana y la libertad constituyen los valores más altos. Nosotros estamos orgullosos no solo porque hemos salvado la vida de más de cien personas inocentes-hombres, mujeres y niños—sino también por el significado de nuestro acto para la causa de la libertad humana”.

Al tomar estado público la operación militar que liberó a los secuestrados en Entebbe, los medios la denominaron “Operación Entebbe” y con ese nombre quedó registrada en la historia reciente del Estado de Israel.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones

Calendario de eventos

Próximos eventos destacados

  • 29/07/2017 - Escuela Integral Hebreo Uruguaya Matineé 4º año Grupo de viaje
  • 31/07/2017 - Nueva Congregación Israelita Encuentro Tisha Be Av: "Spinoza y la destrucción"

Últimas noticias por Categoría