Noticias

18/09/2019

El origen de la escritura






Noticias de Israel- por Ariel David

La primera forma de escritura, un código visual secreto, puede haber sido encontrada en Israel Un tesoro de artefactos de cobre hechos hace unos 6.300 años puede contener un código secreto utilizado por los antiguos obreros metalúrgicos levantinos, lo que haría de ésta una de las primeras formas de escritura primitiva en el mundo. Esa es la nueva y controvertida teoría de un investigador israelí que cree haber descifrado el significado de los exquisitos, pero aún enigmáticos, artefactos que fueron descubiertos hace décadas en una remota cueva del desierto en Israel.

En 1961 se encontraron más de 400 objetos de cobre, envueltos en una estera en una caverna en las casi inaccesibles laderas de Nahal Mishmar, un arroyo estacional que desemboca en el Mar Muerto.

El llamado tesoro de Nahal Mishmar fue uno de los mayores hallazgos prehistóricos en Israel y en el mundo. Reveló una sofisticación insospechada y un conocimiento avanzado de la metalurgia entre la gente que habitó el Levante durante el Calcolítico o Edad del Cobre.

El tesoro pertenecía a una cultura que los arqueólogos modernos han llamado Gassulian – no porque tengamos idea de cómo se llamaban a sí mismos, sino porque fue identificado por primera vez en un sitio en Jordania llamado Teleilat Ghassul.

La datación por carbono 14 de la estera que contenía los artefactos de Nahal Mishmar ha demostrado que el tesoro se remonta a alrededor del año 4300 AEC. y muchos de los innumerables objetos, en forma de cuencos, mazas, coronas y cetro, muestran un nivel de artesanía que se creía impensable para ese período.

La mayoría de los artefactos fueron producidos usando la técnica de la cera perdida, un proceso complejo y que consume mucho tiempo. Aún más sorprendente, los análisis han demostrado que estaban hechas de aleaciones de cobre con arsénico, antimonio y otros metales, que tendrían que haber llegado hasta Anatolia o el Cáucaso.

Aunque la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que los objetos tenían algún tipo de propósito ritual, el tesoro ha permanecido como un misterio para los arqueólogos, que tienen dificultades para explicar cuál fue el uso exacto de los artefactos o qué significado puede atribuirse a los motivos que los decoran.

Parte del enigma proviene del hecho de que los Ghassulian vivieron antes de que se registrara la historia y no nos han dejado ningún escrito que nos hable de ellos.

¿O sí lo hicieron?

Las representaciones de animales con cuernos, pájaros, narices humanas y otros motivos encontrados en los artefactos no son sólo decoraciones al azar o imágenes simbólicas, afirma Nissim Amzallag, un investigador del Departamento de Estudios Bíblicos, Arqueología y el Cercano Oriente Antiguo de la Universidad Ben Gurion.

Amzallag, que se centra en los orígenes culturales de la metalurgia antigua, teoriza que estas representaciones forman un código tridimensional rudimentario, en el que cada imagen simboliza una palabra o frase y comunica un cierto concepto.

En otros términos, el tesoro de Nahal Mishmar debe ser visto como un precursor de los primeros sistemas de escritura que surgirían siglos después en Egipto y Mesopotamia, dice Amzallag.

El investigador publicó recientemente su estudio del tesoro en Antiguo Oriente, una publicación revisada por pares del Centro de Estudios de Historia Antigua del Cercano Oriente de la Pontificia Universidad Católica Argentina.

No tan fácil como A-B-C

En su obra, Amzallag analiza varias piezas clave del tesoro y especula sobre la posible semántica de la iconografía. Muchas de las representaciones pueden ser interpretadas como logogramas, es decir, símbolos gráficos que representan una palabra o frase en particular, dice.

Los logogramas formaron la base de los primeros sistemas de escritura, como los jeroglíficos cuneiformes sumerios y egipcios. En su forma más simple, los logogramas podían significar una palabra que se asemejaba al objeto físico que debían representar, como un buey o un tallo de trigo.

Pero cuando tenían que transmitir conceptos más abstractos, los antiguos sistemas de escritura recurrían a lo que los lingüistas llaman el “principio de la rebus”: utilizando un personaje, o fonograma, cuya palabra correspondiente suena muy similar a la compleja idea que el escritor trata de comunicar.

Este truco se sigue empleando comúnmente en los rompecabezas de rebus creados utilizando lenguajes modernos. Por ejemplo, en inglés, el pronombre “I” también puede escribirse dibujando la imagen de un ojo.

La misma lógica funcionaba en el código de Nahal Mishmar, dice Amzallag. Por ejemplo, uno de los motivos decorativos más recurrentes en los artefactos es el de un animal con cuernos de dos o cuatro cabezas, posiblemente una cabra montés juvenil.

Aunque no existe una conexión particular entre el íbice y la metalurgia, la palabra semítica occidental utilizada para los ungulados jóvenes suena muy similar a la designación de “polvo” y “mineral” (en hebreo, “ofer” es un ciervo joven y “afar” es polvo). Por lo tanto, es posible que las cabras montesas jóvenes fueran un fonograma del mineral que componía estos mismos artefactos, y que los cuerpos fundidos de los animales representaran la necesidad de mezclar dos o más minerales para crear las aleaciones utilizadas en el tesoro de Nahal Mishmar, sugiere Amzallag.

Para dar otro ejemplo, la frecuente representación de una nariz humana, “anp” en las primeras lenguas semíticas, podría estar relacionada con su uso como raíz verbal para expresar la potenciación de un fuego soplando aire sobre él, una acción que fue una parte clave del proceso de fundición, dice el investigador en el artículo. Además, Amzallag ve un vínculo semántico entre las representaciones de las aves que anidan y la propia artesanía del trabajo del metal, ya que el término para anidar en las primeras lenguas semíticas es similar a qayin, una designación arcaica de la metalurgia.

No todos los símbolos que el erudito afirma haber descifrado siguen el principio de rebus, y algunos son representaciones más mundanas de fenómenos físicos. Así, por ejemplo, interpreta las frecuentes representaciones de masas globulares redondas para representar la forma que toma el cobre crudo cuando se calienta.

Si aún no lo has inferido, todos los 16 significantes que Amzallag dice que ha decodificado tienen un significado relacionado con la fundición de cobre y la metalurgia. En última instancia, su papel se atreve a “traducir” la iconografía de varios de los artefactos, en lo que resulta ser algo que se asemeja a una serie de recetas sencillas sobre cómo hacer los objetos que componen el tesoro de Nahal Mishmar: tomar un cierto número de minerales diferentes, triturarlos, colocarlos en un fuego muy caliente, fundir herramientas del metal fundido.

Pero, ¿por qué los metalúrgicos ghasulianos súper cualificados necesitan “escribir” estas instrucciones básicas?

En esa época, el proceso de calentar las rocas y extraerles metal era visto como una actividad mágica, casi divina, explica Amzallag, y aquellos que se dedicaban a ello se habrían sentido cerca de desentrañar los secretos del universo.

“El sol, por ejemplo, se parece mucho a una esfera de metal fundido, así que habrían sentido que entendían lo que es el sol, y que podían hacer un pequeño sol propio”, le dice Amzallag a Haaretz. “Pensaron que entendían de qué está hecho el universo, y se habrían sentido como dioses”.

El conocimiento de este oficio divino se habría mantenido dentro de un círculo cercano de personas, y se habría compartido sólo con unos pocos elegidos, señala.

“Es una ocupación misteriosa cuyos secretos no se aprenden fácilmente, requiere iniciación y varios ritos de paso, y tener un código visual es parte de ello”, dice Amzallag. “No pretendían crear escritura, pretendían entender y representar lo que hacían.”

Tal vez es sólo una cabra

Amzallag no es exactamente un investigador convencional y es conocido por sus teorías poco ortodoxas. Como se informó en Haaretz el año pasado, él ha hecho olas publicando estudios que dicen mostrar que el D’os de los Israelitas en la Biblia, se originó como una deidad en el panteón cananeo adorado inicialmente por los metalúrgicos a finales de la Edad de Bronce y principios de la Edad de Hierro.

Su nuevo estudio sobre el tesoro de Nahal Mishmar es “altamente especulativo” y se basa en suposiciones que son difíciles de probar o refutar, dice Dina Shalem, arqueóloga del Kinneret College y de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El primer problema, que Amzallag reconoce en el artículo, es que el análisis sólo funciona si estamos de acuerdo en que los gassulianos hablaban un idioma semítico y que podemos descifrar el supuesto simbolismo de la iconografía calcolítica con palabras similares a las que aparecen cientos o miles de años más tarde en textos semíticos de la Edad de Bronce y de la Edad de Hierro.

“No sabemos lo suficiente como para decir qué idioma hablaban”, dice Shalem, que ha excavado múltiples yacimientos calcolíticos en todo Israel. Arqueológicamente hablando, se produjeron importantes cambios culturales en el Levante durante la transición entre la Edad del Cobre y la Edad del Bronce, señala.

“Las costumbres de entierro, la arquitectura, son completamente diferentes”, dice Shalem. “Algunas cosas muestran cierta continuidad, pero es difícil saber si esto se aplica al idioma”.

Profundizando en el estudio, Shalem señala que podría haber otras interpretaciones igualmente válidas de la iconografía de Gassul. Por ejemplo, las cifras que Amzallag ve como representaciones de jóvenes cabras montesas bien podrían ser cabras. Y la frecuente duplicación o cuadruplicación de cuerpos puede no estar relacionada en absoluto con las aleaciones y la fundición, ya que es un motivo figurativo que aparece también en contextos no vinculados a la metalurgia, como en los osarios.

“En períodos anteriores encontramos figuras antropomorfas de dos cabezas”, dice. “La duplicación de algo puede ser simplemente una forma de enfatizar su importancia”.

Otros colegas están más inclinados a dar al estudio el beneficio de la duda. Aunque no está de acuerdo con algunas de las interpretaciones específicas, la teoría en su conjunto es sólida, dice Daniel Sivan, profesor emérito de lenguas semíticas en la Universidad Ben-Gurion.

“Él hace algunas afirmaciones muy audaces y controvertidas, pero hay algo en esta teoría de que los orígenes de la escritura están relacionados con la metalurgia”, le dice Sivan a Haaretz. “Es un concepto nuevo e interesante y merecía ser publicado”.

¿La primera proto-escritura?

Pero suponiendo que el código visual secreto existiera, ¿es correcto identificarlo como la primera forma de proto-escritura, como sugiere Amzallag en su artículo? ¿Y está conectado a los sistemas de escritura que se desarrollaron más tarde en el Medio Oriente?

Hay varios hallazgos muy controvertidos que son aún más antiguos que el tesoro de Nahal Mishmar y que llevan símbolos que algunos eruditos han afirmado que podrían ser los primeros ejemplos conocidos de escritura. Entre ellas se encuentran la tablilla Dispilio, una tablilla de madera grabada encontrada en un lago en Grecia y fechada alrededor del año 5200 AEC., y las tablillas Tartaria, artefactos grabados encontrados en un pueblo neolítico de Rumania.

Pero la interpretación y datación de estos y otros hallazgos es muy controvertida. La mayoría de los estudiosos concuerdan en que los primeros alfabetos se desarrollaron en Mesopotamia y Egipto en los albores de la Edad de Bronce, alrededor del año 3.200 AEC., más de un milenio después de que el acaparamiento de Nahal Mishmar fuera esquilmado por razones desconocidas.

No hay similitudes obvias entre los ideogramas bidimensionales de cuneiforme o jeroglífico y el supuesto código visual tridimensional de Nahal Mishamar. Esto es cierto tanto en la forma como en la función. Mientras que el código desarrollado por los metalúrgicos del Levante habría sido un elaborado equivalente a un apretón de manos secreto, los primeros sistemas de escritura de la antigüedad comprobados se crearon probablemente por razones financieras, como la necesidad de registrar cantidades de bienes y transacciones.

Sin embargo, dado que las aleaciones únicas en los artefactos de Nahal Mishar muestran que ya en el Calcolítico existía una red comercial que permitía la transferencia de bienes y conocimientos a grandes distancias, es posible que ideas como el principio de rebus fueran desarrolladas primero por los trabajadores metalúrgicos de Gassulia y luego adoptadas por otras civilizaciones de la región, Amzallag especula.

“La eventualidad de una relación entre el código visual desarrollado primero entre los Gassulianos y luego en Egipto y en Mesopotamia no debe ser descartada”, concluye en su trabajo.

Aunque no se puede descartar, también hay pocas pruebas que apoyen tal afirmación, ya que es poco probable que los trabajadores metalúrgicos -los supuestos guardianes de este código secreto- viajen tan lejos para difundirlo, replica Shalem.

“Cuando se observa el comercio y la importación de materias primas, como los metales procedentes de Turquía, las cosas se mueven de mano en mano, de un comerciante a otro”, dice. “No fue una sola persona la que viajó a Anatolia para conseguir la mercancía, y ciertamente no fueron los propios metalúrgicos los que viajaron”.

Secciones