Noticias

19/06/2018

El Mundo, España- por Pablo Sanz

El jazz de la Shoá




El pianista Federico Lechner presentó en Madrid su disco 'Cartas a mi padre', que huyó del horror nazi cuando tenía siete años gracias a la ayuda de Nicholas Winton, el Schindler checo, y sus trenes de la vida.

"Creo en el efecto redentor y balsámico de la música, y no sólo yo, sino que en muchas ocasiones trágicas de la humanidad, incluyendo la Shoá (holocausto), se ha demostrado que puede ser así. No sé si la música hace que el mundo sea mejor, pero estoy casi seguro de que el mundo sería peor sin música".

Federico Lechner (Buenos Aires, 1974) reflexiona en voz alta en torno a su disco Cartas a mi padre, que presentó el sábado pasado en el madrileño Centro

Se trata de un trabajo inspirado en su padre, Jií Frank Lechner, un judío superviviente del horror nazi que salvó su vida cuando era un niño en su Praga natal, gracias a la intervención de Sir Nicholas Winton, filántropo y banquero inglés más conocido como "el Schindler checo". Esta epístola musical, que incluye composiciones propias y versiones audaces de piezas de Charlie Parker, Schumman, Gardel o Smetana, fue presentada en la propia ciudad de Praga hace poco más de dos años, cuando Federico se presentó ante la escultura de Winton ubicada en un andén de la Estación Central de Praga, acompañado de sus hermanas Constanza y Karin, ambas igualmente pianistas. "Yo no conocí a Nicholas", comenta Federico, "pero mi hermana sí tuvo un encuentro con él en Inglaterra. Charlaron mucho y tocaron el piano, ya que Winton tenía uno en su casa y era melómano. Karin tocó incluso en el aniversario de su fallecimiento. Conocemos a sus descendientes y actualmente guardamos contacto con Anita, que fue la mujer que lo cuidó y fue su mano derecha en sus últimos años".

Ante el avance del nazismo, los padres de Jií Frank Lechner y su hermana Hanna decidieron trasladar a sus hijos a Birmingham en 1939, ayudados por Nicholas Winton, que logró salvar la vida a cerca de 700 niños judíos a través de una suerte de trenes de la vida llamados Kindertransport (transportes de niños, en alemán). Al año siguiente acabarían recalando en Buenos Aires, ciudad en la que más tarde coincidirían con sus padres, que finalmente lograron escapar del horror nazi. El encuentro fue singular, pues en la mayoría de los casos las familias quedaron rotas y no volvieron a verse jamás.

Jií Frank acabó trabajando de abogado y pianista repetidor del Teatro Colón bonaerense. "Tengo recuerdo vagos de mi padre y de mis momentos con él, algunos pantallazos breves", cuenta Federico, quien perdió a su padre cuando tenía cinco años. "De mi tía Hanna sí tengo muchos recuerdos, porque la traté mucho y ella murió cuando yo ya tenía 25 años. Eran muy diferentes: mi padre era un optimista nato y vital a pesar de su infancia y de haberse quedado ciego en la adolescencia [por queratocono, una afección ocular]. Mi tía Hanna nunca pudo desprenderse de la sensación de fatalismo y desgracia de la guerra y de la muerte de sus padres bastante jóvenes (sobre todo de mi abuela polaca Rosa). Recuerdos musicales de mi papá de primera mano no tengo, a pesar de que lo debo de haber escuchado tocar el piano muchas veces y dirigir óperas otras tantas, pero afortunadamente sí que tengo unas cuantas grabaciones de él tocando el piano. Tocaba solamente clásico (y muy bien), pero me consta que le gustaba el jazz y muchas otras músicas. Fue buen amigo del Mono Villegas y de los fundadores de Les Luthiers, por ejemplo".

Hay pues, mucha sombra musical de su padre en este disco epistolar de Federico Lechner, por otra parte, pianista instalado en España desde hace años, donde es un referente de la escena jazzística. "Con mis hermanas", concluye, "mantengo mucha relación profesional. Con Constanza este año hemos hecho cinco conciertos a dos pianos en la Fundación Juan March de Madrid y el próximo año haremos otros cinco. Hemos tocado juntos en muchos proyectos. Con mi hermana Karin hemos compartido escenario en Suiza, Madrid y Sevilla".

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones