Noticias

05/11/2020

Por Dr. Jaime Apoj, de Copredi para CCIU

Causa AMIA: Quién es Carlos Telleldin







Efectivamente, se llevó a cabo en Argentina, la audiencia judicial a efectos de que los abogados de la AMIA y la DAIA, demandantes (o sea querellantes) en esa causa por el atentado terrorista de 1994, presenten sus argumentos contra el tristemente célebre Carlos Telleldin.

Significa esto un avance en esa desdichada investigación judicial? En absoluto. Podemos hacernos la ilusión de que caerá la impunidad que rodea a los autores de ese atentado terrorista? Lamentablemente, 26 años después de ese crimen, la realidad nos indica que no: lejos, muy lejos se está de poder sentar en el banquillo de los acusados a los autores tanto materiales como intelectuales del atentado terrorista, que cobró la vida de 85 argentinos, aquel 18 de julio de 1994.

Nos llevaría varias páginas tratar de describir todas las peripecias de la investigación judicial llevadas a cabo durante estas más de dos largas décadas, sus marchas y contramarchas, la corrupción puesta al descubierto. Corrupción a nivel judicial, policial, y de los servicios secretos de la Argentina.

QUIÉN ES CARLOS TELLELDÍN.

Este hombre, ex vendedor de autos y “reducidor”, o sea cómplice de los ladrones, llegó al juicio procesado como supuesto “partícipe necesario del atentado”, por haber entregado la camioneta usada como coche bomba el 18 de julio de 1994.

"No afirmamos que al momento de preparar y entregar la camioneta haya sabido que iba a ser usada para atacar puntualmente el edificio de la AMIA, la preparó con el elástico reforzado para mayor peso, era altamente probable su uso para un estrago con muertos. Se lo representó y no le importó en lo más mínimo", sostuvo Miguel Bronofman, abogado de AMIA.

Telleldín estuvo diez años preso (1994 a 2004); en la cárcel estudió derecho, se recibió de abogado, y, al salir de la cárcel instaló su propio estudio jurídico en el Sur, desde donde siguió la audiencia judicial vía zoom. Impecablemente vestido de traje, este hombre, acostumbrado a utilizar autos de alta gama, ejerce su nueva profesión.

Allá por la década de los noventa, tanto Telleldín como funcionarios públicos argentinos, lograron ensuciar las investigaciones, confundir, despistar, en fin, encubrir a los demás partícipes del crimen. Dinero entregado por un Juez para que Telleldín acuse falsamente a algunos policías, el procesamiento penal de los mismos, la posterior anulación de ese proceso judicial, la destitución posterior de jueces, fiscales y funcionarios de inteligencia que intervinieron activamente en esos hechos, nos muestran un muy lamentable panorama.

Y así lo remarcaron los abogados de la AMIA en su alegato, que hicieron hincapié en las "mentiras" que dijo Telleldín a lo largo de los años.

Telleldín "supo perfectamente que esa camioneta iba a ser usada en una explosión y supo y aceptó que iba a causar muertes", dijo Bronfman. La hija del acusado había declarado que le entregó esa camioneta a alguien “con acento árabe”.

El pedido de que sea nuevamente encarcelado " no es solamente nuestro, es un pedido de los que ya no tienen voz, es un pedido de los familiares que cada día extrañan a sus seres queridos y de las generaciones que vienen que tienen viva su esperanza y esperan justicia, es un pedido de la sociedad que ya no aguanta esta impunidad", concluyeron.

SOBRE LA "INEPTITUD DEL ESTADO ARGENTINO PARA INVESTIGAR EL ATENTADO Y ESCLARECERLO” Una frase de los abogados patrocinantes de AMIA y DAIA, resume bastante bien la situación: quedó al descubierto, dijeron, la "ineptitud del Estado argentino para investigar el atentado y esclarecerlo". Y solicitaron al Tribunal 20 años de prisión para Carlos Telleldín, único acusado en este segundo juicio oral por el atentado. Efectivamente, luego de instancias judiciales en que quedó palmariamente demostrada la participación del Estado de Irán a través de funcionarios de altísimo rango en aquel momento (1994) como autores intelectuales, y de la organización Hezbollá como autor material, no se ha podido avanzar ni un paso más en concretar una acusación contra los mismos. Únicamente hoy, 26 años después, se tiene a Telleldín como acusado por ser la conexión local del atentado.

La conclusión a la que –desde aquí- llegamos la podemos resumir en una sola frase: poco, muy poco, demasiado poco para investigar un crimen tan atroz. Porque, cuál es el mensaje final si no se logra avanzar en estas causas? Acaso lo es el de que el terrorismo puede quedar impune? Mientras tanto, el poderoso Estado iraní disfruta de su logro: actuar fuera de sus fronteras, practicar terrorismo, encubrir a Hezbollah y mantenerse impune. Lo deseable sería que caiga todo el peso de la ley sobre Telleldín, pero también sobre todos los demás actores del atentado terrorista sobre civiles. Caiga quien caiga, y le pese a quien le pese.

Secciones