Noticias

29/11/2019

A través de Irán






Enlace Judío México- por Jonathan Brent (The New York Times)

Huyendo de los nazis a través de Irán

Los eventos relacionados con “Los Niños de Teherán”, poco investigados o reportados, forman un capítulo muy significativo en la historia de la supervivencia de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Por un lado, es una historia del agonizante sufrimiento de casi mil niños judíos, muchos de ellos huérfanos. Habiendo sufrido los profundos trastornos – geográficos, familiares, psicológicos, espirituales – de las primeras etapas de la invasión alemana de Polonia en 1939, pasaron a soportar las terribles condiciones de los gulags soviéticos antes de partir hacia las regiones hambrientas de la Uzbekistán comunista. De allí fueron transferidos a Irán. Finalmente, llegaron a los kibutzim en el Mandato Británico de Palestina en 1943, asolados por la desnutrición, el tifus, la disentería, la pérdida de la familia y del yo.

Por otro lado, este libro describe el viaje personal de Mijal Dekel para descubrir y comprender este capítulo casi incomprensible de la supervivencia judía en el siglo XX y cómo marcó la vida de su padre. En el proceso, “Los Niños de Teherán” sugiere vías de investigación sobre una amplia gama de temas: el liderazgo judío estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, la Agencia Judía en Palestina, las relaciones entre judíos y polacos (entonces y ahora), las actitudes del gobierno estadounidense hacia la salvación de los judíos, las comunidades judías de Bujará. Principalmente, plantea interrogantes sobre la psicología de la supervivencia. Muchos de estos niños construyeron una vida productiva en Israel y en otros países, pero rara vez hablaban de su pasado o de sus traumas personales, que, utilizando los términos de Dekel, fueron en gran medida “borrados”, tanto en Israel como en otros lugares.

Días después de la invasión alemana de 1939, el padre de la autora, Hanan, de 12 años de edad, comenzó el extraordinario viaje de 21.000 kilómetros con su familia desde su casa en Ostrow, Polonia, hasta el Mandato Británico de Palestina. Huyeron primero a la zona soviética y en abril de 1940 se les ofreció la opción de convertirse en ciudadanos soviéticos o ser repatriados a Polonia, ahora bajo ocupación alemana. En la familia de Dekel se repetía la historia de dos hermanos que habían tomado dos decisiones durante la guerra. Uno había tomado la decisión ‘equivocada’ de volver a la Polonia ocupada por los nazis, pero sobrevivió; y el otro había tomado la decisión ‘correcta’ de permanecer en la Unión Soviética y no sobrevivió”.

El tío abuelo de la autora decidió quedarse y fue asesinado tras la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941. Odiando a la Unión Soviética, el abuelo de Dekel decidió volver a Polonia. Pensando que él y su familia habían subido a un tren que los llevaría a Varsovia, de hecho fueron arrestados junto con cientos de miles de otros judíos y terminaron en un gulag en Arkhangelsk, lo que improbablemente significó la supervivencia. El elemento esencial de este libro es la forma en que la contingencia marcó tantos destinos. Esto hace que estos niños de Teherán no sean simplemente otro detalle del Holocausto, sino una cuestión de reflexión existencial, psicológica y moral.

Por mucho que “Los Niños de Teherán” represente los giros y virajes de la vida de su padre y las razones de su silencio de por vida sobre su pasado, también narra con gran detalle su propio proceso de autodescubrimiento. La torturada historia de las relaciones polaco-judías en la Segunda Guerra Mundial y los nuevos borrones de la memoria histórica judía en Polonia hoy adquirieron significado en su propia vida y alteraron su comprensión de su lugar en Israel y Estados Unidos.

Sin embargo, esta intrigante historia se habría beneficiado de una mano editorial más fuerte que podría haber frenado las muchas distracciones de la autora. Ciertamente, algunos de ellos merecen una consideración crítica más sostenida, como sus encuentros con polacos “filosóficos” que equiparan el sufrimiento judío y polaco en una visión de una historia “compartida” (una visión curiosamente alineada con la posición del actual gobierno polaco). Aunque aparentemente positivo, este es otro de los “borrones” de los que Dekel llama nuestra atención y que tan conmovedoramente lamenta.

Jonathan Brent es director ejecutivo del Instituto de Investigación Judía de YIVO y profesor visitante de Alger Hiss en Bard College.

Secciones