Noticias

19/06/2018

Enlace Judío México (por Iker Morán, La Vanguardia España)

10 platos que deberías probar de la cocina israelí




Si la inmigración y la mezcla de culturas es siempre un buen caldo de cultivo para la riqueza gastronómica, Israel representa perfectamente esta olla donde se mezcla la tradición árabe y mediterránea con la cocina judía y las recetas venidas de otros lugares como Irak, Yemen o España a través de la cultura sefardí.

El shawarma y los falafeles, presentes en cada calle de las ciudades de Israel, son sólo algunos de esos platos internacionales que han saltado fronteras o religiones y forman parte de la cocina israelí junto a la de otros países vecinos.

Con el hummus – otro que no entiende de muros – son posiblemente los más conocidos de esta rica gastronomía a la que hemos intentado acercarnos escapándonos a Tel Aviv y Jerusalén para descubriros otros platos igual de ricos aunque de menos renombre.

1. Hummus

Una de las primeras cosas que se descubre al llegar a Tel Aviv es que en casi cualquier lugar es posible comer un hummus delicioso.

Aspirante a plato nacional, cada restaurante ofrece su propia versión de esta popular crema de garbanzos servida con pan, aceite de oliva y las legumbres por encima. En los restaurantes judíos, además, se suele incluir en el plato un huevo cocido.

2. Sabich<

Una de las comidas callejeras más ricas y curiosamente más desconocidas fuera de Israel (por lo menos en España).

Se trata de un pan de pita que se rellena con berenjena frita y huevo duro acompañado – según la receta de cada uno – de tahina, hummus, ensalada, patata…

Los judíos de origen iraquí lo trajeron a Israel y con el tiempo se ha convertido en una de las comidas rápidas más populares de las ciudades.

3. Ensalada israelí

Pepino, tomate y cebolla, todo cortado muy fino y aliñado con aceite de oliva, limón, sal y perejil.

Así de sencilla es la ensalada israelí – también conocida como ensalada árabe, por cierto – que liga con la tradición mediterránea de la zona.

Perfecta para acompañar casi todo, suele ser un complemento habitual de los platos de hummus en muchos restaurantes, aunque también se toma en el desayuno.

4. Jachnun

El barrio de Yemenite (Kerem HaTeimani) en Tel Aviv debe su nombre a los judíos emigrados desde Yemen. Una comunidad que trajo consigo algunas de las recetas del país, como este jachnun que puede encontrarse en restaurantes de la zona alrededor de Carmel Market.

Un plato elaborado con una masa de trigo alargada y enrollada que se hornea durante muchas horas y se acompaña con huevo duro y salsa de tomate.

Tradicionalmente se dejaba en el horno la noche del viernes al sábado para desayunarlo caliente ese día, puesto que en sabbath, quienes siguen los preceptos religiosos más estrictos, no pueden cocinar.

5. Sakshuka

Otro plato de origen árabe que se ha hecho un hueco en la gastronomía israelí y que forma parte del menú habitual de muchos brunch en los locales más modernos de Tel Aviv.

Un contundente almuerzo con una base de tomate, cebolla y ajo sobre la que se cocinan unos huevos para después servirlo en la propia cazuela o sartén.

Hablando de desayunos, el típico del país incluye huevos, ensalada israelí, aceitunas, pan y en algunos casos también quesos, mermelada, tahina…

6. Marak kubbeh

Las bolas de carne recubiertas por una generosa capa de sémola (cuscús, bulgur…) son la base de muchos platos y sopas. De hecho, sus muchas variaciones darían para una tesis sobre estos kube. Un ejemplo es esta sopa de color rojo intenso gracias al tomate y la remolacha que son sus ingredientes principales.

De origen kurdo, igual que en el caso del sabich, fueron los judíos de Irak los que la trajeron a Israel. Dicen los expertos que Jerusalén es el mejor lugar para probarla. Cerca del mercado de Mahane Yehuda – visita obligada – la sirven en muchos locales.

7. Halva

Un clásico de los mercados de Israel, y de muchos otros países desde la India hasta el Báltico.es la halva.

Una masa dulce que se suele comparar con el turrón y que en la versión más mediterránea está elaborada a base de pasta de sésamo. A partir de ahí se venden todo tipo variedades y sabores. La que incluye pistachos está muy rica pero, eso sí, mejor en raciones moderadas porque resulta bastante empalagosa.

8. Burekas

Normalmente descrita como el snack más popular de Israel, esta galleta crujiente parecer ser originaria de Turquía, desde donde se extendió por muchos países.

Las burekas son un pastel de forma triangular elaborado con pasta filo u hojaldre y relleno con queso, patata o todo tipo de verduras. Pueden encontrarse en todos los mercados y en infinidad de puestos de comida callejera.

9. Malawach

La historia de este plato es similar a la del jahnun. También traído a Israel desde Yemen, lo que permite distinguir una y otra preparación es que en este caso se prepara en forma de panes planos que se cocinan a la plancha.

Es también un clásico de los desayunos y se acompaña de salsa de tomate, huevo duro y en algunos casos zhug, una salsa también de origen yemení a base de pimiento, ajo, especias y cilantro.

10. Ugat shmarim

No es fácil elegir un dulce entre la amplia variedad de la pastelería israelí que, de nuevo, bebe de muchas fuentes y comparte rasgos con los dulces árabes.

Por ejemplo los baklava son muy populares y el sufganiá (una rosquilla frita y rellena de mermelada) tradicional de Janucá llegó desde Europa del Este.

Pero puestos a elegir uno nos quedamos con el ugat shmarim, versión israelí del pastel babka –también de Europa del Este – que se prepara con masa trenzada y chocolate.

  • Comentarios
  • Recomendar nota
  • Imprimir

Secciones